María Matos, de RD, recibe elogios en EU

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/E045AD53-36CD-454F-BA87-ECAD5913C9B3.jpeg

POR RICHARD JUSTICE
Del Houston Chronicle
Esta semana habrá abrazos y lágrimas y muchas risas en el liceo Klein Oak High cuando esta impresionante muchacha siga adelante. María Matos va para la universidad Cornell con dos metas – prepararse para la escuela médica y competir en los Juegos Olímpicos del 2008.

Lo que deja detrás podría ser casi tan interesante. Es una de esas escasas jóvenes que tocan a los consejeros, coches y entrenadores de igual manera.

En algunos años, solo quedará su legado atlético. Tuvo el lanzamiento de disco más largo de la nación este año. También tiene reconocimientos en baloncesto y voleibol.

Además está en octavo lugar de un grupo de 415 con un promedio de 5.286. Es fluida en español e inglés.

Y aún así aquellos que mejor la conocen dicen que su verdadero impacto no puede medirse en números.

Por primera vez oí hablar de María el pasado otoño cuando una de sus consejeras, Jean Ann Hopkins, me envió un correo electrónico que decía esencialmente: “Este es el tipo de persona que la gente debería conocer”.

Nada más cierto que eso.

BUSCANDO OPORTUNIDAD

La familia de María se mudó de la República Dominicana a Nueva Jersey cuando María tenía apenas cuatro años.

“Mis padres pensaron que habría mejores oportunidades para sus tres hijos aquí”, dijo María.

En esos primeros años, la hermana mayor de María, Rita, iba de la casa a la escuela con algunas lecciones sobre cultura americana y el inglés.

María nació para ser una atleta. Su padre, José, tiene seis pies y tres pulgadas de estatura. Su madre, Mayra, es inmortal del baloncesto de la República Dominicana.

Una vez la familia se mudó a Houston, los coaches notaron esta muchacha alta. Cuando se inscribió para jugar baloncesto, alguien le preguntó si le interesaba el atletismo.

María, ahora con seis pies y cuatro pulgadas de estatura, nunca había visto u oído hablar del lanzamiento del disco. No sabía del giro o del juego de piernas ni nada sobre el punto de lanzamiento. Simplemente tenía suficiente fuerza natural y rapidez.

TRABAJADORA INCANSABLE

En los años siguientes, María y su coach, Lisa Robinson, han pasado horas juntas trabajando en cosas como rotación de la cadera, colocación de los pies y control del cuerpo. El esposo de Lisa, Darrel, es asistente del coach de carreras en Rice y le ha ofrecido consejos a su esposa.

“María y yo sabemos trabajar un día entero sin el disco”, dijo Lisa Robinson. “Nos manejábamos con el lado técnico del asunto. María es una atleta natural. Puede hacer casi todo lo que se fija como meta”.

En el trayecto, se formó una relación. “Ella ha sido mi coach, maestra, hermana, mentor, todo”, dijo María.

Robinson añadió: “A veces uno se pregunta por qué hace esto para vivir. Puede haber mucho estrés. Luego aparece alguien como María y todo sale bien. No hay palabras para describirla”.

María estaba lanzando a 90 pies al llegar al bachillerato y más de 110 al final de su primer año en el liceo.

Siguió mejorando aunque se desgarró la rodilla izquierda a finales del segundo año y perdió siete meses de entrenamientos. También se fracturó un dedo y tuvo varias fracturas en sus piernas.

En la reunión regional celebrada esta primavera hizo el mejor lanzamiento del año – 166 pies y cinco pulgadas. Perdió el campeonato estatal ante DrAndra Carter un fin de semana en el que estaba vomitando antes y después de la competencia.

En el liceo Klein Oak, puede que no la recuerden por ninguno de sus tiros.

Recordarán su sonrisa e inteligencia y su disposición para ayudar a los demás. Recordarán cómo le daba la bienvenida a los muchachos nuevos en la escuela, ayudaba en las clases de cálculo y era una porrista, amiga y paño de lágrimas de decenas.

En todo el país este mes, los coaches del bachillerato se despiden de los muchachos que vieron crecer. Se han unido en formas que aquellos que no compiten en deportes no pueden entender. Y luego siguen adelante.

Los muchachos comienzan una nueva etapa en sus vidas. Los coaches siguen con la siguiente generación de niños.

UNA PERSONA ESPECIAL

A veces, sin embargo, aparece un niño que los entrenadores y profesores no pueden olvidar.

“Pocas veces me he sentido inspirada como profesora de la manera que lo he hecho con María”, dijo Rebecca Ferguson, maestra de inglés de María. “Es una estudiante, atleta y ser humano consumado. Dejará huellas en cualquier cosa que decida hacer en su vida.

“Es totalmente bilingüe. Domina el inglés en lo escrito, hablado y pensado. Pero también puede leer los grandes poetas en español. Ella diría, “Se pierde mucho de Neruda en la traducción”.

OLIMPICOS NO PRIORITARIOS

María dice que sus metas en Cornell no son tan simples como la gente cree.

Probablemente vaya a Marruecos para una reunión internacional de atletismo este verano y le encantaría ser parte del equipo Olímpico Dominicano en el 2008.

Pero no es su prioridad número uno.

“Si sucede, sería grandioso”, dijo. “Pero tengo que concentrarme más en prepararme para la escuela médica. Los Olímpicos serían el suspiro en el bizcocho”.

A Robinson le encantaría ir a Beijing para ver a María competir. Pero añade: “sé que en 12 años estaré ahí para verla graduarse de medicina”.

“Voy a extrañarla mucho, pero también estoy emocionada. Hay mucho por delante que ella puede lograr”.

VERSIÓN DIONISIO SOLDEVILA BREA