Marianne Cruz, regresa a su país triunfante y muy satisfecha

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/75FF80C4-4B52-4C74-ACC6-61CB9FA122C9.jpeg

¡Sí señores! Ya está de regreso en suelo dominicano nuestra Princesa del Universo, Marianne Cruz, luego de su exitosa participación en el certamen Miss Universo 2008, donde obtuvo el título de segunda finalista.

Llena de mucha alegría, entusiasmo y agradecimiento por el apoyo recibido, la beldad dominicana arribó ayer al Aeropuerto Internacional de Las Américas acompañada de su madre, Miriam González, aproximadamente a las 12:00 del mediodía.

Desde su aparición, las personas  presentes dieron  espontáneas muestras de cariño a las que  Marianne respondió con simpatía y agrado llevando siempre una cálida sonrisa en sus labios.

“Estoy feliz, la verdad es que llegar a tu país es extraordinario. Ya me hacía falta mi sancocho, mi arroz con habichuela, mi merengue, estoy feliz de la vida. La verdad que sí, porque sé que la acogida de los dominicanos ha sido extraordinaria”.

En relación a si pensaba que podía llevarse la corona de Miss Universo, con la naturalidad  que la caracteriza, Marianne expresa que “cuando tú vas al Miss Universo, tu siempre tienes que pensar que tienes las cualidades para llevarte la corona. Lo que pasa es que hay un jurado que está buscando algo, quiere algo que tu no sabes realmente que es, simplemente tienes que ser tu misma”.

Y como era de esperarse, el tema del vestido no podía faltar. Al respecto, manifestó: “el vestido no hace a la reina, es quien lo lleva. Es solamente un accesorio de lo que tu puedes proyectar en ese momento. Que si fue uno, que si fue el otro, queda en un segundo plano cuando ves que más de nueve millones de dominicanos se sienten orgullosos de tu participación. Eso sí va en un primer plano.

Las frases

Marianne Cruz
En equipo logramos llegar a una posición muy buena. Se dio lo mejor y se pudo notar en diferentes ocasiones”.

Lo que pasó es lo que tenía que pasar y lo que Dios quería que pasara. Antes de salir me puse de rodillas y le dije papá Dios que se haga en mí lo que quieras y así fue”.