Marichal, John Roseboro y Roger Guenveur Smith

http://hoy.com.do/image/article/475/460x390/0/AC27E31A-79F7-4F2D-8D23-24F61FC716F5.jpeg

Como cada dominicano amante de la pelota, cuando el Señor Presidente de la República, Dr. Leonel Fernández Reyna, nos extendió una invitación, junto a mi esposa Bertha Nín de Saladín, para asistir el sábado 5 de diciembre a las 8:00 p.m., a la presentación de la obra de teatro “Juan and John”, creada y actuada por Roger Guenveur Smith, en el Public Lab de la calle La Fállete No. 245, en la ciudad de New York, nunca imaginamos que un episodio durante un juego de pelota, se convertiría en una obra dramática.

Roger Guenveur Smith ha logrado la transmutación de un episodio de enfrentamiento personal entre Don Juan Marichal (Gigantes) y John Roseboro (Dodgers), el 22 de agosto de 1965, en el estadio Candlestick Park, en el cual el primero golpeó con un bate al segundo en la cabeza, en una obra de teatro donde el drama de las pasiones y por supuesto en la pelota, alcanzó un climax, ahora convertido gracias al extraordinario talento artístico de Roger Guenveur Smith, en un drama impactante en forma de monólogo con flashbacks simultáneos de la historia norteamericana, la República Dominicana y el mundo, especialmente en el año 1965.

La expectativa del público presente en la obra teatral “Juan and John” creó una atmósfera casi única, ya que la presencia de Don Juan Marichal, su esposa Doña Alma y su hija Ivette, como también de la hija de John Roseboro, Morgen Roseboro, la cual representó a su madre que no pudo venir de California, aportaron un ingrediente especial a la poderosa actuación del actor, capaz él solo de llenar un escenario, acompañado de la música y vídeo de Mark Anthony Thompson, donde se proyectaban detrás de él escenas de la guerra de Vietnam, de la intervención de Santo Domingo de 1965, las luchas del Dr. Martin Luther King, las divisiones de raza en los Estados Unidos de América, y el rostro crispado del ex-presidente Lyndon B. Johnson.

La temperatura subió en el teatro, cuando se proyectó la foto de la confrontación personal entre Don Juan Marichal y John Roseboro, y la escena impactante en la que Roger Guenveur Smith, como fanático de la pelota, levanta en su mano izquierda una postalita de Don Juan Marichal y con la derecha un fósforo encendido para quemar dicha postalita, alcanzando la actuación del actor junto al dramatismo de su voz, un punto en el que las emociones sacudieron al público.

Como lo apuntaba el Director Artístico del teatro Public Lab, Sr. Oskar Eustis, la obra “Juan and John” al final “no es solo una obra de teatro sobre el baseball, sino una obra sobre pecado y redención, caída y perdón”. Hay que recordar al respecto que el 13 de julio de 1965, Don Juan Marichal había sido seleccionado como el pelotero más valioso en el juego de Todos Estrellas de las Ligas Mayores.

Impactante resultó que la obra teatral, recoge fielmente, después del incidente entre Don Juan Marichal y John Roseboro, el momento en que John Roseboro y su familia, deciden viajar a la República Dominicana para reunirse con la familia Marichal y sus hijos, cerrando así un capítulo, abriendo así las puertas del perdón y cementando una sólida amistad, entre esas dos familias de sentimientos profundamente religiosas. Así se abrieron las puertas para que Don Juan Marichal entre por la puerta ancha al Salón de la Fama en Cooperstown.

Al final de la obra, Don Juan Marichal, bajo un cerrado aplauso del público, bajó al escenario y  se dio un fuerte abrazo con el creador y actor de la obra Roger Guenveur Smith, pronunciando unas cortas y emocionadas palabras, al expresar “que él era duro para llorar”, pero la obra le sacó lágrimas al recordar ese episodio de su vida.

Pude conversar después de la obra con la hija de John Roseboro, constatando los profundos lazos de cariño entre la familia Marichal y la suya.

Felicitaciones a Roger Guenveur Smith, al Director Artístico Oskar Eustis como a Andrew D. Hamingson, Director Ejecutivo, y todo el equipo de producción de la obra “Juan and John” por su alta profesionalidad y por honrar a un caballero del deporte como lo es Don Juan Marichal.