Marileidy Paulino: una atleta con mucha fe

Marileidy Paulino: una atleta con mucha fe

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 han revelado una nueva estrella en el atletismo dominicano, una joven que hasta finales del año pasado no sabía que competir en las carreras estaba en su futuro. Marileidy Paulino, de 24 años, nativa de Don Gregorio, municipio de Nizao de la provincia Peravia, se alzó con dos medallas de platas en las disciplinas en las que compitió pero lo que no sabía mientras daba su mayor esfuerzo era que sus pisadas además de ser acompañadas de las de Dios y cada dominicano en la isla y el mundo poco a poco se convertían en historia.

Aunque de orígenes humildes y con la angustia de las precariedades que pasan la mayoría de familias en la República Dominicana, al punto de que su madre no podía ver sus participaciones en los Juegos de Tokio 2020 por no tener un televisor, Paulino no tuvo como motivación los 12 millones de pesos ofrecidos por el Gobierno a los atletas que trajeran dos medallas de plata Quisqueya; familiares y amigos niegan que ese fuera su objetivo.

Leer más: Marileidy Paulino planta récord nacional con 49.20 segundos en los 400 metros planos

Marileidy Paulino se mantuvo con un bajo perfil hasta el momento en el que se convirtió en la pieza clave para que el equipo mixto de relevo en atletismo de 4×400 ganara la medalla de plata. Desde ese momento el mundo vio a una joven atleta que enaltecía a Dios y su fe por sobre todas las cosas.

«Dios es mi esperanza, amén», con esta frase escrita en sus tenis se presentó Marileidy para correr la carrera de los 400 metros planos y no conforme con esto una vez alcanzó la presea vitoreó a Dios y a la bandera por sobre su cabeza en franca señal de agradecimiento y humildad.

Leer también: Las palabras de Marileidy Paulino tras ganar medalla de plata en Juegos Olímpicos Tokio 2020

Siendo de pocas palabras, las contadas ocasiones en las que ha podido hablar con la prensa o enviar un mensaje al pueblo dominicano luego de su doble triunfo en Tokio, Japón, ha sido para agradecer a Dios, su madre, a su entrenador, a su pueblo, a todos pareciendo no estar consciente de lo que ha logrado a través de su esfuerzo y tras horas intensas de entrenamiento, ser la primera mujer dominicana en ganar una medalla en los 400 metros planos y la primera atleta dominicana en traer dos medallas al país en una misma olimpiada, además de haber impuesto un nuevo récord nacional en los 400 metros planos con sus 49.20 segundos.

«Esta es la historia de una chica y su entrenador que se mantuvieron durmiendo en la cama de la FE y arropados en el silencio», escribió Paulino en su cuenta de Instagram.

«No soy la mejor del mundo pero Dios ha corrido conmigo, su espíritu estuvo conmigo en cada pisada que yo daba en la pista y siempre le pedí su voluntad a nuestro padre celestial y esto es una nueva historia, gracias a mi entrenador @yaseenperezgomez por haberme ayudado a formarla, más bien dicho formamos nuestra historia», posteó Marileidy en su Instagram.

A Paulino solo le resta llegar otra vez a su patria para recibir con jubilo y regocijo el amor y el orgullo de los suyos que la esperan para celebrar sus logros que van más allá de dos medallas de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas