Martha Sánchez “La radio de hoy es muy chabacana”

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/87337337-8022-42D3-B034-96FC818A6073.jpeg

Para muchas personas la radio es el modus vivendi que tienen pero, como en otras profesiones, también existen individuos que la utilizan sin la debida responsabilidad.

Por eso la locutora y comunicadora Martha Sánchez cree que existe mucha chabacanería en la radio. “Muchos de ellos ni siquiera  pasan por escuelas para adiestrar la voz, para aprender a decir las palabras correctamente”, expresó.

Ella entiende que la gente puede ser chabacano y utilizar muy bien las palabras sin  estropearlas. Señala que  antes la gente se esmeraba más que ahora por hablar bonito y pronunciar muy bien los vocablos.

“Tú debes ser la diferencia: cuando hablas mal la gente no se va a dar cuenta porque estás hablando mal como la mayoría”, comentó la profesional de la radio.

Martha explica que  las personas que trabajan en un medio de comunicación son entes a seguir, y que sin  importar que  hable mal el público   entiende  que es importante y que  debe seguir a esa persona.

Inicios.  Comenzó su carrera en la  emisora Radio Central (hoy CDN La Radio) en el programa “La mañana caliente”, luego pasó a “KQ 94” y de ahí a “Estrella 90” en donde cumplirá 12 años en septiembre, al igual que la estación.

Martha narró que la 92.5 estaba buscando una persona para sustituir a Estrella Piantini en la conducción de “La mañana caliente”, y aunque  ella era tímida y nunca se había atrevido a ir a un medio se arriesgó porque creía en sí misma. Cuando le hicieron la prueba… le dijeron que iniciaría al otro día. 

El programa se transmitía en AM, pero como el sueño de todo locutor es trabajar en la FM, la oportunidad le llegó gracias a Lalo Gómez, quien era su compañero en la emisora y le habló a Alexis Rubio, entonces director de la emisora “KQ 94”. Le hizo una muestra, le gustó y así llegó a la FM (Frecuencia Modulada).

Luego de poco más de un año le hicieron la oferta para trabajar en un nuevo proyecto de Gabriel Grullón y Roberto Rodríguez, quienes para ese entonces manejaban a  “Super Q” y tenían en carpeta una estación de música romántica contemporánea, ese  proyecto era “Estrella 90”. Y desde entonces ha permanecido en esta emisora.

Estudios
Se graduó en Ciencias de la Comunicación (Periodismo) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, estudió locución en la Escuela Nacional de Locución  Otto Rivera, con los profesores  Juan Nova Ramírez, Norma Santana y el fenecido Otto Rivera.

Opiniones
Con respecto al ejecutivo  de  Microondas Nacionales, Roberto Rodríguez, dijo que es una persona sumamente fajadora, a quien en muchas ocasiones le ha dicho que no trabaje tanto, “es totalmente trabajador, muy meticuloso y perfeccionista”.

De Cuqui Medrano tiene un grato recuerdo porque  a pesar de que no pudo relacionarse  tanto con él,  en lo poco que pudo compartir le resultó una persona  con una gran calidad humana, humilde y  trabajadora.

Los solistas
Sobre  los cantantes criollos, dice que  no hay tantas propuestas y una de las razones es el factor económico, pues un disco conlleva mucho dinero, y no hay muchas casas disqueras que los apoyen. “El  riesgo es muy grande. Hay pocos artistas solistas sonando: Juan Luis, que es clase aparte, Pavel Núñez, Jackeline Estévez, Issa Gadala y Wason Brazobán”.

Zoom

Algo  más

Sus padres
Casimira Lebrón es su madre y es  de las Matas de Farfán. Su padre Federico (Pedro) Sánchez, es de Barahona, donde ella  nació. Vino a la capital a los siete años luego de la muerte de su Papá.

Locutores
De los nuevos admira el trabajo de Hony Estrella, la considera muy profesional y de los más veteranos a Carlos José Rosario, por el que  siente una gran admiración y lo considera un comunicador.

Sus Metas
Publicar un libro de superación personal y uno de cuentos que ya tiene listos, además de dedicarse a la carrera que estudió -el periodismo- y desarrollarse como mujer, ser madre y esposa.

Las frases
Yo sufro a diario cuando escucho a personas que trabajan en la radio que conozco y otros que no conozco, que hablan tan mal Y que pronuncian tan mal las palabras”.

La gente no quiere que el locutor hable mucho, aunque sí quiere saber que hay una persona pautando la música, a la que pueden pedirle una canción y  los motive”.