Martínez habló como si no regresa a Boston

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/69EFA486-69E0-484A-B6EA-BDDD3F48CB49.jpeg

SAN LUIS (AP). – Si fue su última apertura con los Medias Rojas, Pedro Martínez lo hizo con broche de oro.

Tras tirar pelota de tres hits en siete entradas, Martínez dejó entrever que había completado su última joya de pitcheo con los Medias Rojas, y vaya si lo fue.

Agente libre cuando termine la temporada, el dominicano hizo valer sus quilates y silenció a sus detractores en su debut en una Serie Mundial, guiando a Boston a una victoria 4-1 sobre los Cardenales de San Luis en el tercer juego del clásico.

Martínez retiró en fila a los últimos 14 bateadores que enfrentó, silenciando por completo a una de las artillerías más temidas en las grandes ligas.

Pero el dominicano se expresó como si había llegado el momento de despedirse de Boston, donde ganó tres galardones de Cy Young y amasó una marca de 182-76.

“Yo espero que no haya sido la última salida””, dijo Martínez. “Pero si lo fue, sólo quiero que los fanáticos entiendan que hice todo lo posible para representar bien a la ciudad y al equipo. Ha sido una gran aventura””.

¿Acaso Martínez adelantó su adiós?

El contrato de Martínez, con el que devenga un salario anual de más de 17 millones de dólares, expira esta temporada. Muchos en Boston, particularmente esta temporada, pusieron en tela de juicio la valía de retenerlo, al considerar que ya no es el mismo de antes.

Las principales dudas apuntaron a que Martínez no tiene en su recta la misma velocidad apabullante de sus años mozos, que no aguanta más allá de los 100 lanzamientos, además de sus recientes calamidades ante los Yanquis de Nueva York.

El martes, un día después de haber cumplido 33 años, Martínez disipó cualquier duda sobre la eficacia de su repertorio.

“Fue algo espectacular, sencillamente espectacular””, dijo Curt Schilling, el otro as de la rotación de los Medias Rojas y quien relegó a Martínez a un segundo plano esta postemporada.

Martínez, hablando en el pasado, pareció tomarse con un aire de resignación sus perspectivas de seguir con los Medias Rojas.

“Confío en tener otra oportunidad para volver con este equipo””, indicó. Quiero que la gente entienda que yo no fui el que quería irse. Ellos (los Medias Rojas) van tener sus oportunidades para otro contrato””.

“Mi corazón está en Boston. Boston es mi casa. Ojalá y las cosas se den””, afirmó.

Y si esta fue su última actuación con el uniforme de los Medias Rojas, la gran interrogante es a dónde irá.

Se ha conjeturado que un posible destino serían los Yanquis, sus rivales más enconados en los últimos años.

Pero volver a la Liga Nacional, donde lanzó hasta 1997, podría ser una opción viable si se toma en cuenta la manera como maniató a los Cardenales.

“Tenía la ventaja de que San Luis no me había visto””, dijo Martínez. “Fue algo muy diferente que tirarle a los Yanquis. A ellos ya no les puedes inventar un pitcheo””.