Más ataques en Irak

BAGDAD (AP).- Políticos iraquíes intentaron nuevamente el lunes poner fin al estancamiento en relación a la formación del nuevo gobierno de transición del país, en tanto la cifra de muertos por dos ataques coordinados contra policías y civiles iraquíes aumentó a 29.

Por otra parte, los insurgentes lanzaron dos ataques separados contra la industria petrolera en el norte de Irak, incendiando estaciones de bombeo cerca de Kirkuk y disparando contra policías que custodiaban una caravana de camiones de transporte de crudo, dijeron las autoridades. Dos policías fueron heridos y tres insurgentes arrestados en un tiroteo de una hora en torno a la caravana de camiones, dijo la policía.

En Ramadi, a 115 kilómetros al oeste de Bagdad, estalló un vehículo cargado de explosivos. Dos civiles fueron heridos y un vehículo de los infantes de marina de Estados Unidos fue ligeramente dañado, dijo el ejército estadounidense.

El domingo, legisladores leales al primer ministro designado Ibrahim al-Jaafari informaron que estaban dispuestos a anunciar un gabinete que excluirá a su predecesor, Ayad Alaui.

Al-Jaafari decidió no incluir a miembros del partido encabezado por Alaui, la Lista Iraquí, dijeron allegados al nuevo primer ministro.

Muchos chiítas acusan a Alaui, también un chiíta, pero no religioso, de haber incluido en su gobierno a ex miembros del partido Baath de Saddam Hussein. Durante el régimen de Hussein, un sunita, la mayoría chiíta, así como la importante minoría curda, fueron brutalmente reprimidos.

Miembros de la Alianza Unida Iraqúí, el partido de al-Jaafri, y el mayor bloque en el parlamento, salieron el lunes en la tarde de una reunión indicando que había surgido un nuevo obstáculo durante las conversaciones para formar gabinete.

Existen intensas presiones para que se ponga fin a la disputa en torno al gabinete, luego de un aumento en la violencia, que muchos en Irak atribuyen a la continua convulsión política casi tres meses después de las elecciones parlamentarias del 30 de enero.

El diario The New York Times dijo el lunes que tanto la secretaria de Estado Condoleezza Rice, asi como el vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney, se sienten frustrados por el estancamiento en las negociaciones, y han presionado a dirigentes curdos y chiítas para que se unan y formen un nuevo gobierno.

El domingo la insurgencia iraquí, cada vez más audaz, lanzó coordinados ataques con explosivos y armas de fuego en Tikrit, población natal de Saddam, y en una urbanización chiíta en el oeste de Bagdad, matando e hiriendo a docenas de policías y de civiles.