¿Más cerca de poder frenar el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa. Fuente externa.
El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa. Fuente externa.

Jeremy Cox cuida de su esposa Roz, a la que le han diagnosticado la enfermedad.

“Creo que una de las cosas de las que tienes que ser consciente, sin un medicamento como este, es que la situación es desesperada”, cuenta.

“Simplemente llegas a una última etapa en la que eres alimentado comida de bebé con una cuchara en una residencia”.

Las estadísticas respaldan estas historias humanas.No es un descubrimiento definitivo pero sí un paso en la dirección correcta para combatir el Alzheimer.

En estos momentos simplemente no hay nada que detenga el proceso.

La medicación actual, como Aricept, sólo puede controlar los síntomas de la enfermedad al ayudar a que las neuronas moribundas sigan funcionando.

Compare esto con el admirable progreso que se ha hecho en el campo de las enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Esta es la razón por la que incluso una mínima señal de avance para aquellos en la fase más leve de Alzheimer está generando ilusión.

Datos provisionales sugieren que solanezumab puede ralentizar el progreso de la enfermedad en un 34 por ciento.

Así lo asegura el laboratorio Eli Lilly, fabricante de la medicina.

Esto se traduce en que el declive cognitivo que normalmente se da en 18 meses, con esta medicina tardaría en darse 24 meses, lo que permitiría a los pacientes pasar más tiempo en la fase moderada de la enfermedad degenerativa.

El doctor Eric Siemers, de los laboratorios Lilly Research en Indiana, EE.UU., le dijo a la BBC: “Hay pruebas de que solanezumab tiene un efecto en la patología subyacente de la enfermedad.

“Pensamos que hay una posibilidad de que el solanezumab sea la primera medicación disponible capaz de modificar la enfermedad”.

Los resultados, presentados durante una conferencia en EE.UU., han sido recibidos con optimismo pero también con cautela. No tengan dudas de que estaríamos ante un punto de inflexión si la medicación estuviera disponible.

No obstante, todavía no podemos saltar de alegría proclamando que estamos ante un descubrimiento para frenar el avance del Alzheimer.

El solanezumab fue presentado esta semana en una conferencia en Estados Unidos.

Los pocos datos difundidos son el equivalente a los sondeos antes de una elección general o el tráiler de una película.

Es algo que ofrece pistas, indicios y señuelos fascinantes, pero nada definitivo.

El año que viene, momento en que se esperan más resultados del ensayo, sabremos con certeza si el solanezumab es el logro que todos esperan.

Pero incluso si todo sale a la perfección, puede que pasen años antes de que la medicina llegue a los pacientes mientras es patentada y aprobada por los organismos oficiales.

Esto quiere decir que las personas que hoy tienen Alzheimer probablemente no se beneficiarán de este avance ya que su efecto sólo se ve en aquellos en una fase leve de la enfermedad.