Más de 3 años, por menos de 45 días

De su propia inspiración o compuesto por sus colaboradores, la canción reeleccionista tocó las fibras sentimentales del cerebro y el corazón del presidente Medina muy tempranamente, muy poco tiempo después de asegurar que no aspiraría a otro período presidencial y que esa práctica era tan repugnante como comerse un tiburón podrido.
No creo que para el cambio de actitud influyera la percepción de que 4 años es poco tiempo para completar una obra de gobierno; tampoco creo que realmente, tal como ocurrió con Hipólito Mejía, le comenzara a “gustar el carguito”, ni mucho menos que se dejara influenciar por sus más confiables acólitos; coincido plenamente con los que plantean que la pugna por el liderazgo en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el temor a un resurgimiento avasallante del leonelismo, corriente política interna dentro del partido, fiel al ex presidente Fernández, que le había mermado su capacidad para estructurar un gabinete propio, fueron la causa eficiente para que, aprovechando el tradicional control que se le confiere al presidente sobre el tinglado gubernamental, articulara un equipo de colaboradores que desde esos inicios del gobierno comenzó una campaña publicitaria de corte puramente reeleccionista que ahora, cuando la oposición y Participación Ciudadana cuestionan y denuncian, ya tiene más de 3 años y ridículamente, como burla electorera, el gobierno dizque la “suspende” por los últimos 45 días antes de las elecciones, cuando ya el pueblo está intoxicado por la propaganda reeleccionista y cuando, basados en condiciones contractuales previamente firmadas, muchos medios no acatarán y hasta la pasarán de gratis, como ñapa por los beneficios obtenidos durante tres años de publicidad.