Más de 30 mil argentinos se reúnen en plaza antes del partido con Irán

argentinos

Belo Horizonte (Brasil). – La ‘marea albiceleste’ invadió Belo Horizonte y a horas del partido ante Irán los más de 30.000 argentinos se hicieron sentir en las inmediaciones del estadio Mineirao.   Como sucedió el domingo pasado en el estadio Maracaná, los simpatizantes llegaron bien temprano para ver en acción a Lionel Messi y compañía luego del estreno con triunfo ante Bosnia.

“Brasil decime qué se siente, tener en casa a tu papá”, era la nueva canción que estrenaron los hinchas albiceleste en una rivalidad histórica pero amigable con los anfitriones.   Luego de una primera gran fiesta de anoche en la plaza de Savassi, en el centro de la ciudad, los hinchas argentinos amanecieron bien temprano.

El estadio Mineirao, que abrió sus puertas una hora antes de lo previsto por protocolo, se fue poblando desde temprano de miles de hinchas argentinos que exhibían sus banderas de las distintas ciudades desde donde venían.   Mariel y Víctor hicieron un largo recorrido desde la ciudad más austral del mundo, Ushuaia, para llegar hasta Belo Horizonte y ver este partido mundialista- “Fue un esfuerzo enorme, pero la selección bien lo vale”, coincidieron los flamantes esposos que eligieron el Mundial para su luna de miel.

En cambio, desde el norte de la Argentina, más precisamente de Salta, llegaron José Luis y sus amigos para cumplir un sueño- “Cuando se confirmó que el Mundial iba a ser en Brasil hicimos un juramento con los chicos que vendríamos y acá estamos”.   Las insignias de los clubes argentinos como Boca Juniors y River Plate eran minoría porque la mayoría de los simpatizantes eligieron la casaca albiceleste con el 10 de Messi en su espalda para decir presentes.

“Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones como en el ’86”, fue el cántico que sintetizaba el deseo de poder volver a dar una vuelta olímpica en un Mundial tras aquel lejano recuerdo en México con Diego Maradona como emblema.   El ‘gaucho argentino’ y las referencias al Papa Francisco también estuvieron presentes horas antes del inicio del encuentro.

“Es un sentimiento, no puedo parar” y el típico “Vamos, vamos Argentina” también fueron entonados, por ejemplo, por Juan y Agustín, dos hermanos que llegaron desde Buenos Aires para cumplir un viejo anhelo, ver juntos a Messi, en acción.   Como la Bombonera, el Monumental o el estadio Mario Kempes de Córdoba, el Mineirao de Belo Horizonte vivió su fiesta albiceleste. EFE