Más de 7 millones de  pollos
morirían por falta de alimento

Más de 7 millones de pollos de engorde podrían morir de hambre en los próximos días si las autoridades no le buscan una solución al conflicto entre empresarios y accionistas de    la Corporación Avícola y Ganadera de Jarabacoa  (Copra) o Pollo Cibao, que fue embargada por una deuda de US$15 millones.

Además resultarán afectados 40 pequeños y medianos productores asociados a esa empresa y que tienen en sus granjas parte de esos pollos, y también perderán perderán sus puestos de trabajo más de 1,200 empleados directos, así como choferes, ayudantes y picadores de esta ave.

El doctor José Miguel de Peña, ex-director de Ganadería, hizo la advertencia y planteó al Gobierno que resuelva el problema con un préstamo bancario y designe un administrador secuestrario hasta que se recupere ese dinero.

Dijo que Pollo Cibao vende US$26 millones cada mes, con los que puede pagar la deuda.

Indicó que si eso no se resuelve en un plazo breve, en el país se va a producir un desabastecimiento de pollos, que es un alimento de primerísima necesidad y que tiene un consumo de más de 14 millones de unidades por mes, de las que Pollo Cibao produce un poco más de la mitad.

Precisó que esto se convierte un problema nacional de seguridad alimentaria.     

Expresó que en estos momentos es difícil poder sustituir con importaciones esos 30 millones de libras de carne blanca cada mes, porque la libra de pollo está más cara en Estados Unidos, Brasil y otros países, desde donde se podría importar.

 Recordó que hace un tiempo se presentó una crisis similar en Pollo Cibao y el ex-presidente Leonel Fernández dio instrucciones al ministro de Agricultura y a otros funcionarios para solucionar el problema y lo hicieron con un préstamo del Banco de Reservas.

El principal dueño de Pollo Cibao, Carlomagno González, vendió la mayoría de las acciones a empresarios, encabezados por  venezolanos, los cuales fueron embargados por no poder pagar US$15 millones al propietario anterior y suplidores.

Consideró que entre dos empresarios con posiciones radicales, siempre hace falta un mediador y en este caso el mediador, vista la seguridad alimentaria, debiera ser el Gobierno, encabezado por el Presidente Danilo Medina y sus ministros de Agricultura y Administrativo de la Presidencia, Luis Ramón Rodríguez y José Ramón Peralta.

De Peña manifestó que esos mediadores llegarían a un acuerdo con las partes en conflicto que permita que Pollo Cibao siga produciendo, aunque los empresarios sigan dialogando sobre el fondo del litigio y su solución económica.

Señaló que hay que salvar la producción de más de 7 millones de pollos de engorde que están en las granjas de Pollo Cibao y de sus asociados, para que no mueran por falta de alimento y medicinas, debido al cierre de la fábrica por el embargo.

Dijo que las granjas deben recibir alimento y medicinas esta misma semana para evitar su muerte por falta de comida. Recalcó que si eso ocurre habrá un desabastecimiento de carne de pollo en el país.

De Peña indicó que es por eso, que la mayoría de los países tratan de que ninguna empresa, y en este caso avícola, tenga más del 30% de la producción, para evitar que cuando se presente algún problema  arrastre la seguridad alimentaria del  país.

Recordó que como la carne de pollo es la principal proteína del pueblo dominicano, por lo que el Estado debe ir en auxilio de esa seguridad alimentaria de la población y no permita una  crisis de la carne blanca en el país.