Más de 700,000 visitaron exposición de fotos

POR GERMAN MARTE
Más de 700,000 personas han visitado el Parque Independencia desde el pasado 22 de abril hasta la fecha para ver la exposición fotográfica “La Tierra Vista desde el Cielo”,  del francés Yann Arthur Bertrand, según los cálculos de los organizadores de la actividad.   

Se explicó que se trata de una experiencia de arte público, gratuita, sin precedentes en el país, que ha logrado atraer a personas de todos los estratos sociales  y de todas las edades. 

“Esto realmente fue un regalo para la ciudad de Santo Domingo, para el país. Es una experiencia única que debemos aprovechar”, expresó entusiasmada María Isabel Martínez Morera, la encargada de arte de la Secretaría de Cultura, quien ayer afanaba en la clausura del programa de animación cultural que organizó la institución en apoyo a la singular exposición, durante los tres meses que duró la muestra.

Los organizadores resaltan el respeto con que el público acogió la muestra, dijeron que no hubo ningún acto vandálico y que todo el mundo ha respetado y disfrutado las obras.

El entusiasmo es tal que ya los organizadores del evento hablan de llevar la muestra a Santiago en septiembre próximo.

También se plantean aprovechar las instalaciones que se hicieron para montar allí otras exhibiciones gratuitas nacionales y extranjeras, “es una experiencia única, que yo pienso que debemos mantenerla” dijo la funcionaria.

La exposición, que contó los auspicios de la embajada de Francia, la Secretaría de Cultura y el Centro Cultural Cariforo, captó la atención del público desde su inauguración y atrajo por igual a dominicanos como a turistas que visitaron la Zona Colonial.

“La Tierra Vista desde el Cielo” es un llamado a preservar el planeta. Presenta imágenes de todos los continentes, incluidas 18 fotografías de la República Dominicana y dos de Haití.

UNA ACTIVIDAD UNICA

El éxito de la exposición ha sido tal que inicialmente se tenía prevista su clausura el 25 de junio pasado, pero debido a la afluencia de público se extendió hasta hoy.

Para Marianne de Tolentino se trata de una actividad única en la historia de la cultura dominicana por la cantidad de personas que la ha visitado, no sólo los habituales amantes del arte que van a los museos.

Y esta, en su opinión, es una experiencia que hay que repetir.

“Es, sin demagogia, todo el pueblo dominicano, desde los más chiquitos hasta las personas mayores. Desde la gente válida hasta la gente en silla de ruedas”, expresó la critica de arte y una de las principales promotoras de la actividad.

Destacó que el objetivo de la muestra es que aparte del disfrute visual, la gente se lleve una enseñanza y un mensaje para la protección del planeta y especialmente de la República Dominicana donde hay tantos problemas ecológicos.

Afirmó que la ambición de los organizadores de la actividad es que, como la que hoy concluye, se realicen cuatro exposiciones al año, alternando nacionales e internacionales.

Añadió que la exposición contó con el apoyo de varias empresas del sector privado entre las que citó Orange, Banco Popular, Mercasid, el Grupo León Jimenes y otras.

ANIMACION CULTURAL

Como parte de las actividades de cierre de la exposición, ayer se clausuró el programa de animación cultural que organizó la Secretaría de Cultura en apoyo la singular exposición durante los tres meses que se presentó.

Como parte de la actividad de clausura, ayer se presentaron18 murales colectivos frente al parque, realizados por niños de seis a 13 años de diferentes talleres de artes plásticas, de escuelas, colegios y de Muchachos y Muchachos con Don Bosco.

Martínez Morera, directora de Arte de la Secretaría de Cultura, explicó que además de estos murales, durante los tres meses que ha durado la exposición fotográfica, el equipo de animación integrado por niños realizó también talleres de teatro, presentación de mimos, payasos, sanqueros y titiriteros que han estado animando al público que visita el Parque para observar el conjunto de fotografías de la exposición.

Dijo que la idea era atraer a los niños a la exposición y a la vez  crearles conciencia acerca de la necesidad de preservar el planeta, que es en definitiva el objetivo de la muestra fotográfica.

Los murales fueron concebidos y realizados por los niños luego de observar la exposición.