Más del 50 % de personas con epilepsia en América Latina no tiene tratamiento

Imagen de referencia/ Fuente externa ´´
Imagen de referencia/ Fuente externa ´´

La epilepsia afecta a 5 millones de personas en el continente americano, sin embargo más del 50 % de quienes la sufren en América Latina y el Caribe no reciben ningún tipo de tratamiento en los servicios sanitarios, alertó hoy un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Según esta agencia, dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 70 % de los pacientes que sufren epilepsia, una dolencia que afecta a 50 millones de personas el mundo, podría llevar una vida normal con el tratamiento adecuado.
Pero en el continente americano dos de cada tres países no disponen de un programa ni de ningún plan de atención para las personas con esta enfermedad.
Así, el resultado es que más de la mitad de personas con esta dolencia en América latina y el Caribe quedan sin tratar y sufren crisis por epilepsia de forma “permanente”.
Es algo que afecta sus estudios, su trabajo y su calidad de vida, así como a la de sus seres queridos”, explicó Claudina Cayetano, asesora regional en salud mental de la OPS.
Entre las causas que generan este déficit asistencial se encuentra la escasez de medicamentos y de personal médico capacitado.
Un total de cuatro medicamentos antiepilépticos son esenciales para el tratamiento de la enfermedad y en la mayoría de casos solo se dispone de los mismos en los servicios especializados, mientras que la atención primaria carece por completo de ellos, explicó la organización.
Además, la falta de información, tanto entre personal sanitario como entre aquellos que sufren epilepsia dificulta, la prevención de ataques y su correcto diagnóstico.
A nivel mundial, la epilepsia representa el 0,5 % de la carga total de todas las enfermedades existentes y el 80 % de dicha carga corresponde a países en desarrollo.
Cada año se dan dos millones de casos nuevos en el mundo, pero, en el caso concreto de América, menos del 20 % de los Estados tiene una legislación adecuada, detalló la Organización Panamericana de la Salud.