Más empleos afectaría trato con el FMI

POR LEONORA RAMÍREZ S.
La aspiración de crear 50 mil nuevos empleos en el gobierno es incompatible con el déficit fiscal del país y la necesidad de continuar reduciendo el gasto público, consideraron ayer los economistas Eduardo Tejera y Fernando Alvarez Bogaert.

Tejera, aunque consideró que la aspiración de nuevos empleos es un deseo legítimo de la militancia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), consideró que el aumento de la nómina pública se tiene que postergar, porque a su juicio lo prioritario es concluir las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el Club de París, sanear y reestructurar el sector eléctrico y fortalecer la banca.

La semana pasada el FMI pidió al gobierno la reducción del déficit fiscal de RD9,000 millones, para cerrar el acuerdo stand by mediante el cual la entidad prestará al país alrededor de US$1,000 millones.

Tejera, que dijo estar convencido de que las autoridades podrán cumplir con los requerimientos del FMI, expresó que la única forma de crar empleos es a través de obras productivas, no con puestos burocráticos “porque lo más importante es cerrar la brecha fiscal”.

El sábado pasado el dirigente peledeista Lidio Cadet dijo que la Comisión de Empleos del PLD aspira a que antes de diciembre de este año, alrededor de 50 mil miembros de ese partido ocupen cargos públicos.

A propósito del tema, el economista Fernando Alvarez Bogaert consideró que el déficit fiscal se redujo por la caída de la tasa de cambio y el aumento de las recaudaciones, “pero hay que seguir limitando los cargos en el gobierno para que sea un hecho la firma del convenio con el FMI”.

“Las autoridades anunciaron la eliminación de los subsidios al gas y la electricidad, para focalizarlos hacia las familias más necesitadas, y eso es una buena medida para los fines de cumplir con las exigencias del FMI”, dijo Alvarez Bogaert.

ACUERDO DE MADRID

Tejera expresó que la otra vía que lleva hacia la disminución del déficit fiscal es la renegociación del Acuerdo de Madrid, mediante el cual fueron cambiados los mecanismos de indexación de los combustibles utilizados por las generadoras de electricidad.

“Hay que renegociar el Acuerdo de Madrid, reduciéndole un centavo de dólar al precio básico de generación y otro al valor agregado de distribución”, dijo.

Esas reducciones, enfatizó, darían un margen para eliminar los subsidios sin subir la tarifa eléctrica.

“Este acuerdo es un contrato a 15 años, de los cuales le quedan 12, y esas reducciones podrían hacerse durante los próximos tres años y después se recupera en los restantes nueve. Pero se debe renegociar voluntaria y amigablemente o recomprar el contrato con Unión Fenosa”, refirió.

Unión Fenosa vendió al Estado sus acciones en las empresas Distribuidora de Electricidad del Norte (EDENORTE) y Distribuidora de Electricidad del Sur (EDESUR).

“El contrato de compra de las EDES, que se hizo por US$346 millones, se puede recomprar buscando préstamos en la banca internacional a una tasa de interés de un 4.5%, y eso le quitaría la presión al Estado de pagar U$%5 millones mensuales por la compra de esas empresas”.

2006 UN AÑO CLAVE

Al precisar que el gobierno heredó de la administración del expresidente Hipólito Mejía un déficit fiscal de RD$40,000 millones (6% del PIB), Tejera indicó que con los fondos que preste el FMI el país no saldrá, por arte de magia, de la crisis económica en que se encuentra.

“El momento actual es de reordenamiento de las finanzas públicas internas y externas, no se puede aspirar a grandes expectativas. De hecho, el gobierno tendría un gran éxito si en lo que queda del 2004 y en el 2005 mantiene una politica de estabilidad macroeconomica, de inflación y de tasa decambio”.

“Que no se piense que el 2005 será un año de crecimiento, no puede ni debe ser porque no hay recursos para eso, lo que se debe resolver es el daño que se le hizo a la economía, porque solamente por servicio de la deuda externa hay que disponer del 40% de los ingresos del presupuesto del 2005”.

A su entender, el año del despegue económico será el 2006.