Más mujeres impactadas por el SIDA

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/ED7E047E-BA9A-4754-91E4-F4A33A13B9CD.jpeg

POR CLAUDINA VALDEZ
El VIH/SIDA es un tema de desarrollo que debe llamar a la acción social y política de gobernantes y gobernados / as.  También, es un asunto de  salud pública que requiere de intervenciones sociales y médicas orientadas a las personas. Para lograr respuestas  efectivas debe existir una visión integral del proceso salud enfermedad y de todos/as los/as actores/as y sectores, con participación de las personas y comunicación efectiva de doble vía, abordando las necesidades especiales de las mujeres, los niños y las niñas infectadas, sus dependientes y cuidadores, como grupos extremadamente vulnerables.

EL ROSTRO HUMANO DEL SIDA

Según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas contra el SIDA (ONUSIDA), 62 millones de personas padecen VIH/SIDA , 22 millones de personas fallecidas, 40 millones de personas viviendo con VIH, el 90% de los casos están en países pobres, hay 16 mil nuevas infecciones por VIH diarias, de ellas 9 mil son mujeres y el 60% de los casos son menores de 20 años. 8 mil personas mueren al día a causa de la enfermedad. En la República Dominicana de  cada 100 personas 1.7% están infectados/as y más de la mitad de estas personas infectadas son mujeres, por cada hombre infectado en la República Dominicana existen dos mujeres infectadas.

Esta misma agencia de la ONU indicó que se podría prevenir la infección de dos tercios de los 45 millones de nuevos casos de VIH que se proyectan para la próxima década a través de programas de educación y prevención pública.

En Latinoamérica y el Caribe, existe un nivel muy alto de desconocimiento sobre la epidemia, de manera particular su impacto en la población femenina,  debido entre otros factores a la falta de información oportuna y de calidad, la fase embrionaria en que se encuentra la epidemia en al región, dificulta la identificación de los casos y las acciones de preventivas y de alerta de manera particular hacia la mujer. La baja percepción de riesgo de infectarse de la mujer parece ser otro obstáculo que limita la prevención según Endesa 2002, el 53% de las mujeres no percibe ningún riesgo de infectarse por el VIH.

En República Dominicana más de la mitad de los adultos que viven con VIH/SIDA son mujeres.

En un principio, muchos pensaron que el SIDA era una enfermedad que contraían mayoritariamente los hombres, por lo que las estadísticas indicaban que las mujeres estaban menos afectadas. Sin embargo, este perfil ha cambiado en todo el mundo, las mujeres están cada vez más impactadas por la epidemia. En la actualidad, en la Republica Dominicana, más de la mitad de todos los adultos que viven con el VIH/SIDA son mujeres. Las tasas de infección de las jóvenes dominicanas son mucho más altas que las de los hombres jóvenes. En el mundo en su conjunto, casi la mitad de los nuevos infectados son mujeres, y entre los menores de 24 años, las niñas y las jóvenes constituyen en la actualidad dos terceras partes de los que viven con el VIH. Si se mantienen esas tasas de infección, las mujeres serán muy pronto la mayoría del total mundial de personas infectadas.

El SIDA pasa a ser otra carga que agudiza los ya críticos niveles de empobrecimiento en que están sumida más del 57% de las dominicanas. Las mujeres pobres cada vez tienen menos seguridad económica como resultado del SIDA, privadas muchas veces del derecho a la vivienda, al patrimonio o a la herencia, o incluso de servicios sanitarios adecuados. Los hijos/as de estas mujeres tienen menos posibilidades de asistir a la escuela y más posibilidades de ser infectados.

¿Por qué las mujeres están resultando más infectadas y afectadas por esta pandemia?

Se pueden enumerar muchísimos factores causales, sin embargo los principales los podemos encontrar en la falta de poder sobre su propio cuerpo y las decisiones dentro del hogar que tienen las mujeres; la baja autoestima reforzada por las inequidades de género y la cultura machista, la infidelidad masculina, la pobreza, la falta de protección pública y social y la debilidad en la implementación de un marco jurídico de protección hacia la mujer. Se necesita de un cambio que influya en estos comportamientos alienados y que dé más poder y confianza a las mujeres y las niñas, y transforme las relaciones entre las mujeres y los hombres, provocando relaciones armónicas, normalizadas por el respeto, la fidelidad mutua y el crecimiento de la relación de pareja en condiciones de igualdad.

Un cambio que refuerce la protección jurídica del derecho de las mujeres a la posesión de bienes y a la herencia, y garantice que tengan acceso pleno a opciones de prevención.

Un cambio que implique a los hombres a asumir sus responsabilidades, ya sea garantizando que sus hijas reciban una educación no sexista; absteniéndose de conductas sexuales que pongan a otras personas en peligro; renunciando a las relaciones con niñas y mujeres muy jóvenes.

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN EN LOS PROCESOS DE SOCIALIZACION

Las niñas suponen el 57% de los aproximadamente104 millones de niñas/os en edad escolar que no asisten a la escuela. Las niñas también tienen más probabilidades que los niños de abandonar la escuela prematuramente por motivos de matrimonio precoz, embarazo, dificultades económicas u obligaciones familiares. Se ha demostrado en varios estudios que menos mujeres que varones de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años poseen conocimientos básicos sobre la manera de protegerse del VIH/SIDA

La educación sexual  en las niñas es un modo eficaz de darles la facultad de informarse y equiparse mejor para salir adelante en la vida. También sirve para prevenir la propagación del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual porque brinda a las niñas un mayor acceso a información.

En la actualidad, más de la mitad de las personas que viven con el VIH en el mundo son mujeres y estas son extremadamente vulnerables a la infección . El informe de UNGASS, Género y la vulnerabilidad de la mujer al VIH en América Latina, señala qué factores biológicos ubican a las mujeres en mayor vulnerabilidad que los hombres frente al VIH . Y a la vez otro informe elaborado por la OPS afirma que el tejido vaginal absorbe más rápidamente los líquidos que comprenden el esperma, cuya concentración del virus es mas alta que de las secreciones vaginales femeninas y, la cual permanece en la vagina horas después del coito.

Desde el punto de vista fisiológico, las mujeres son más vulnerables a la infección por el VIH porque son más propensas a sufrir microlesiones durante las relaciones sexuales. Además, debido a que los sistemas reproductivos de las niñas están poco desarrollados, éstas suelen sufrir más microlesiones, especialmente cuando las relaciones son forzadas. Como en el caso de las infecciones de transmisión sexual, se estima que las mujeres son dos veces más vulnerables que los hombres, y la presencia de enfermedades de transmisión sexual no tratadas constituye un factor de riesgo adicional para contraer el VIH, otro factor relevante esta referido a las inequidades de género, en un predomino de una cultura machista, se reduce al mínimo las posibilidades de decisión y poder de las mujeres y niñas y cuestiones sobre todo cuando, en que condiciones sostener una relación, la decisión sobre los hijos/as, quedan exclusivamente en manos de los hombres.

EL SIDA SIN ROSTRO

El riesgo de las muchachas es más alto, ya que el tejido blando del aparato reproductor femenino se desgarra fácilmente, convirtiendo en una vía fácil de transmisión para el virus, este riesgo aumenta aun más ya que los órganos reproductores femeninos tienen menos células epiteliales, lo que ofrece una barrera menos eficaz contra la infección, estos es más acentuado en las muchachas jóvenes, otras de las conclusiones del informe hacen referencia a que las mujeres jóvenes y adultas tienen de dos a cinco veces más posibilidades de infectarse del virus del VIH en su primera relación sexual, como factores determinantes señala las condiciones biológicas y de genero en la mujer.