Más violencia en Haití

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/CD5B8F78-9F69-45B6-818F-CD1AA5DC18F8.jpeg

De los servicios de Hoy
PUERTO PRINCIPE.- Un policía murió por un impacto de bala el domingo en el barrio Bel Air en el centro de Puerto Príncipe, informó ayer la portavoz de la Policía Nacional de Haití, Jessie Coicou. “La víctima, Samuel Saintil, murió durante una operación de rutina de la Policía”, precisó la vocera. El barrio de Bel Air es considerado como uno de los últimos bastiones de activistas armadados que reclaman el regreso del derrocado presidente Jean Bertrand Aristide.

   El ministro de Justicia y de Seguridad civil haitiano, Bernard Gousse, afirmó que “la mayor parte de la ciudad (Puerto Príncipe) está bajo control salvo algunos puntos que todavía causan problemas”.

   Por su parte, el presidente haitiano, Boniface Alexandre, cuestionó la acción de los grupos armados pro Aristide y los calificó como “grupos de hombres sin fe ni ley que siembran el terror en Bel Air, en La Saline (norte de la capital) y en Martissant (sur)”. “Son terroristas y serán tratados como tales”, agregó.

En calma

Las calles de la capital haitiana recuperaron la calma el lunes, un día después de que la policía y la fuerza multinacional irrumpieran en un barrio donde se concentraban milicianos leales a Aristide.

   Los soldados de las Naciones Unidas se emplazaron en el vecindario para monitorear la situación.

   Las tiendas y mercados de Puerto Príncipe abrieron con normalidad el lunes, mientras la policía patrullaba en grandes números por las calles. Un helicóptero de la ONU sobrevolaba la zona.

   En la operación del domingo en la barriada de Bel Air, un policía murió. Decenas de soldados y unos 100 policías de Benín, Canadá, Francia y España irrumpieron en el vecindario pobre. Diez vehículos blindados brasileños encabezaron la misión.

   “La operación conjunta fue un gran éxito””, dijo ayer el portavoz de la ONU Damien Onses-Cardona.

   Un oficial de la policía que participó en la incursión del domingo informó que al menos dos “bandidos”” murieron y varios civiles resultaron heridos.

   En tanto, el ministro de Defensa de Brasil, Jose Viegas, dijo que los soldados brasileños que encabezan la misión de la ONU en Haití deberían permanecer en el país “al menos un año más””.