Masculinidad y Día del Padre: otra mirada

Masculinidad y Día del Padre: otra mirada

Padre camina junto a sus dos hijos. (Foto: Archivo)

Lejos de pensar en definiciones sobre la masculinidad, masculinidad igualitaria con sentido de libertad de semejanza entre y mujeres, cuidado, crianza saludable y en momentos como antídoto para enfrentar la violencia en todos los órdenes sociales, me permito observar el tema desde otra mirada un poco personal y casi obligatoria.

La verdadera masculinidad no logramos comprender del todo cómo luce. A pesar de que la agotamos en la mayor parte del camino de la vida, asumiendo tareas hogareñas de responsabilidades, trabajando, pagando facturas, proveyendo alimentos y colaborando con el llamado de compromiso asignado por la sociedad cuando nos referimos a la masculinidad como elemento de relación entre los seres humanos.

El papel de liderazgo que Dios, la vida, la sociedad ha dado a los hombres es una oportunidad para convertirnos en agentes de servicio, un papel que conduce al sacrificio en todo el sentido de la palabra y dar una milla extra. Este fue parte del ejemplo y la misión de Jesús en la tierra. Además para los que están a favor de que hombres y mujeres son biológicamente, psicológicamente y emocionalmente distintos.

A mi juicio de abordar lo presentado, hay dos aspectos fundamentales para hablar de una verdadera masculinidad: entrega y sacrificio; es decir una conexión entre lo que se dice y lo que se hace.

Le invitamos a leer: Cristóbal, Mendy y Félix, medallistas de oro, también como padres

Un discurso que cobra vida cuando se practica de manera sincera, transparente y personal. No consiste simplemente en mantener nuestras cosas limpias y ordenadas, significa ir más allá de nosotros mismos para amar a nuestro prójimo, el cual es cualquiera que conozcamos que tenga alguna necesidad. A los verdaderos hombres se les ofrece la oportunidad de dar libremente su tiempo, sus recursos, su atención, su energía y su apoyo emocional a los que lo necesitan sin tener en cuenta lo que puedan recibir a cambio. La verdadera masculinidad es una labor difícil e incómoda, independientemente del estado civil en que te encuentres.

La tarea de liderazgo otorgado por el Creador no es una oportunidad para ser servido, sino encomienda a servir de forma sacrificial, a proteger, ser sensibles, centrado en otro; consiente de su responsabilidad; es saber cuando pelear y cuando nutrir. Cuando reaccionar a la manera de su Creador y tu conciencia. Aquel que actúa contrario a una sociedad marcada por apetencias económicas, emocionales y sexuales, donde la práctica saludable de la masculinidad parecer poco atractiva e incluso sin sentido. Un ingrediente que puede ayudar a la práctica de una saludable masculinidad es la educación temprana en el hogar- una educación capaz de llevarnos a la reflexión crítica de nuestras prácticas.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas