Matan 43 en Ataque

Bagdad (EFE).- Al menos 43 personas murieron y otras 166 resultaron heridas, entre ellas cinco militares georgianos, en atentados y ataques en diferentes zonas de Irak, informaron fuentes policiales.

El más mortífero, perpetrado simultáneamente con un coche bomba y proyectiles “katiushka” en el centro de Bagdad, causó 32 muertos y 152 heridos, precisó a Efe el teniente de policía Ahmed Abdala.

Indicó que el atentado y el ataque, perpetrados hacia las 09.30 hora local (05.30 GMT), destruyeron un edificio de tres plantas en la avenida Al Karrada, de mayoría chií.

El coche bomba estalló frente al edificio, en la calle El Atár, donde minutos después cayeron los cohetes.

Las víctimas fueron trasladadas a varios hospitales, mientras que agentes de las fuerzas de seguridad iraquí acordonaron el lugar atacado, donde al menos siete vehículos quedaron dañados.

En Baquba, a unos 65 kilómetros al noreste de la capital, cinco civiles perdieron la vida y otros siete resultaron heridos al estallar una artefacto explosivo en la principal avenida de la ciudad.

Asimismo, en la región de Jarnabat, próxima a Baquba, cinco soldados georgianos de las tropas de la coalición multinacional resultaron heridos en un ataque de supuestos rebeldes contra un puesto de control.

En la localidad de Faluya, a unos 55 kilómetros al oeste de Bagdad, la explosión de un proyectil de mortero que impactó en una vivienda mató a dos personas e hirió a otras dos, todas miembros de una misma familia.

Un oficial de policía fue acribillado y un soldado iraquí resultó herido en dos ataques separados en la ciudad de Kirkuk, a unos 180 kilómetros al norte de la capital, según una fuente de seguridad local.

Por otra parte, la explosión de una bomba al paso de una patrulla policial en las afueras de la localidad de Tikrit, a 180 kilómetros al norte de Bagdad, dejó dos agentes muertos y dos heridos, mientras que un atentado similar en Al Eshafi, a unos 100 kilómetros al sur de la primera ciudad, se cobró la vida de un civil e hirió a otros cinco.

Entretanto, 19 cadáveres con impactos de bala y señales de tortura fueron hallados por la policía iraquí en distintas zonas de Bagdad, según fuentes del ministerio de Interior, que también afirmaron que cinco agentes de tráfico fueron secuestrados por desconocidos en el este de la capital.

Esta oleada de violencia coincidió hoy con el aplazamiento hasta el próximo 16 de octubre del juicio contra el depuesto presidente iraquí Sadam Husein y siete de sus colaboradores.

Según el juez Rauf Abdelrahman, la sesión será aplazada para estudiar el caso por el que se juzga a los ocho acusados de estar implicados en la ejecución de 148 chiíes en Duyeil, al norte de Bagdad, tras un supuesto intento de asesinato de Sadam Husein en 1982.

La violencia en Irak prosigue pese al inicio, la semana pasada, de la aplicación del plan de reconciliación nacional, que tiene como objetivo principal el fin de los atentados y ataques y la adhesión de los insurgentes al proceso político que se lleva a cabo desde hace dos años.