Matan 8 civiles y soldado EU

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/9C665084-85C7-4BB6-B226-7AFC4B229E16.jpeg

BAGDAD (EFE).- Ocho civiles iraquíes y un soldado norteamericano murieron en diversos incidentes registrados en Irak, donde la violencia no remite a menos de cien días del traspaso de poder a las nuevas autoridades locales.

Un portavoz de la Policía iraquí informó de que cuatro hombres que trabajaban para las fuerzas de la coalición perdieron la vida por disparos de un grupo de desconocidos en la ciudad de Mosul, a unos 400 kilómetros al norte de Bagdad.

El ataque se produjo cuando las víctimas se desplazaban en un coche por el barrio de Al Tamim, señaló la fuente, que no precisó más detalles.

Otros cuatro civiles, entre ellos una mujer y un niño, murieron en la localidad de Malahma, próxima a la ciudad de Ramadi, a unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad, en una incursión de las tropas norteamericanas que iban en busca de insurgentes, informó, por su parte, el canal qatarí de televisión “Al Yazira”.

Según testigos citados por la emisora, las tropas estadounidenses bombardearon el pueblo, lo que dejó además seis heridos y varias casas derruidas.

Catorce personas fueron detenidas por las tropas estadounidenses.

Por otra parte, un soldado estadounidense murió y otros dos resultaron heridos al explotar una bomba de fabricación casera en Baquba, 60 kilómetros al norte de Bagdad, informaron fuentes militares de la Coalición.

El ataque se registró hacia las 8:20 de la mañana hora local (5:20 GMT) cuando un convoy militar atravesaba la ciudad, en la que conviven suníes y chiíes y que se ha mostrado especialmente hostil a la presencia de tropas extranjeras.

Con esta nueva baja se eleva a 398 el número de militares estadounidenses que han perdido la vida en combate desde el inicio de la invasión de Irak, hace ahora un año.

De ellos, 283 han perecido desde el pasado uno de mayo la Casa Blanca anunciara el fin de las grandes operaciones bélicas en territorio iraquí.

“Los heridos han sido trasladados a una unidad médica y se encuentran en situación estacionaria”, aseguró una portavoz militar en Tikrit, ciudad de la que depende el área de Baquba, según la división zonal del ejército de EEUU.

Con anterioridad, el portavoz de las fuerzas de la Coalición en Irak, general Mark Kimmitt, había anunciado la muerte ayer de otro soldado norteamericano durante un enfrentamiento con la resistencia iraquí en la localidad de Taji, unos 40 kilómetros al norte de Bagdad.

Kimmitt explicó que tres de los atacantes iraquíes perdieron la vida en este incidente.

Añadió que el convoy militar en el que viajaban las tropas estadounidenses cayó en una emboscada tras hacer explosión una bomba artesanal oculta en la cuneta.

El general Kimmitt también ha informado de la muerte en un ataque de los insurgentes del jefe de la policía iraquí de Yurf al Sahar, en las afueras de la localidad de Hila, a unos 90 kilómetros al sur de Bagdad.

Esta serie de incidentes tiene lugar un día después de que el administrador estadounidense Paul Bremer anunciase ayer el fin de la Administración provisional de la Coalición en Irak que él mismo dirige.

En una alocución destinada a hacer balance de la situación del país a cien días de la entrega de soberanía, prevista para el próximo 30 de junio, Bremer también reveló la decisión de crear, antes de irse, un nuevo Ministerio de Defensa, un Comité de Seguridad Nacional (CSN) y una agencia anticorrupción.

Bremer ordenó el pasado mayo la disolución del Ejército nacional iraquí y los Ministerios de Defensa y de Información, en un esfuerzo por apartar de la nueva sociedad a los miembros del partido Baaz, que presidía el depuesto Sadam Husein.

También anunció la creación de un Comisión Nacional de Medios de Comunicación “completamente independiente del Gobierno”, que garantizará una información libre.

[b]350 policías muertos[/b]

BAGDAD (AP).- Unos 350 policías iraquíes han sido muertos en el pasado año y los ataques rebeldes contra las autoridades del país probablemente aumentará antes de que la coalición entregue la soberanía a los iraquíes el 30 de junio, dijeron militares del ejército de Estados Unidos.

La baja norteamericana más reciente fue un soldado que murió en una explosión de una bomba al norte de Bagdad.

Los insurgentes atacaron esta semana estaciones policiales al norte y al sur de la capital y ultimaron a dos policías que eran hermanos mellizos, a un jefe policial de provincia y a nueve reclutas policiales, estos últimos en una emboscada tendida a la camioneta en que viajaban.

“Nos preocupa lo que resulta claramente un programa de intimidación y agresión no sólo a la policía iraquí, sino a todos los funcionarios del gobierno”, dijo el brigadier general Mark Kimmitt, vicedirector de operaciones militares de Estados Unidos. “Un número significativo de policías iraquíes — unos 350 — han muerto en los últimos doce meses”.

Agregó que pese a los ataques “casi diarios”, la moral de la fuerza era alta y no se había registrado declinación significativa alguna en las tasas de reclutamiento o retención.

Unos 200.000 iraquíes forman parte de las fuerzas de seguridad del país, que incluyen el ejército, la policía, la guardia fronteriza y el Cuerpo de Defensa Civil de Irak.

Los guerrilleros ven a estos iraquíes como colaboradores de las fuerzas de ocupación.

Unos 600 soldados estadounidenses han muerto desde el comienzo de las operaciones militares en Irak hace un año, según las cifras del Departamento de Defensa.

De ese total, unos dos tercios han muerto como resultado de hostilidades.