Matan empresarios, hieren 13 soldados Irak

BAGDAD (AFP).- Dos empresarios finlandeses fueron asesinados este lunes en Bagdad y 13 soldados británicos resultaron heridos en Basora (sur), mientras el gran ayatolá Alí Sistani se opuso a recibir una delegación de la ONU si esa organización reconoce la Constitución provisional adoptada a principios de marzo.

En Basora, 13 soldados británicos fueron heridos en dos explosiones, anunció en Londres el secretario de Estado de Defensa, Adam Ingram, según el cual sus vidas no corren peligro. Desde que empezó el conflicto el 20 de marzo de 2003, 59 militares británicos han muerto en Irak.

En Bagdad, dos empresarios finlandeses fueron asesinados a balazos por unos desconocidos que viajaban en un vehículo, cuando se dirigían a una fábrica de la capital, declaró Hans Otten, consejero de la embajada de Finlandia en Irak.

Las dos víctimas formaban parte de una delegación de industriales que llegó el pasado sábado a Bagdad, añadió.

En Balad, a 75 km al norte de Bagdad, la explosión de un coche bomba frente a una importante base aérea estadounidense mató a un miembro de la defensa civil iraquí (ICDC) y causó ocho heridos.

“Un coche bomba explotó ante la base aérea de Balad a las 07H00 (04H00 GMT) matando al menos a un miembro de la ICDC, Haidar Mizahem, e hiriendo a otro de sus miembros y a siete civiles iraquíes”, declaró a la AFP Said Kaddum, que acababa de llevar a las víctimas al hospital de Baaquba, a 15 km de Balad.

Por su parte, el sargento Robert Cowens de la primera división de infantería señaló que un kamikaze que estaba en el vehículo murió mientras que seis miembros de la ICDC, auxiliar de la policía, resultaron heridos en esa explosión.

El ejército estadounidense confirmó ese ataque contra la “base Anaconda”, un enorme aeropuerto vital para el abastecimiento de las tropas en el norte del país, y añadió que un coche bomba y varios artefactos estallaron frente a la base.

Por otra parte, un soldado norteamericano y un intérpetre iraquí murieron el domingo al oeste de Bagdad al explotar un artefacto colocado en una carretera. Otros tres militares fueron heridos, según un comunicado del mando estadounidense.

Según el Pentágono, el número de soldados estadounidenses muertos en ataques de la guerrilla en Irak desde el 1 de mayo de 2003 se eleva ya a 281.

Además, disparos de mortero causaron un muerto y 11 heridos el domingo por la noche en Abu Saida, a 30 km al noreste de Baaquba, declaró a la AFP el agente de policía Imad Chihab, según el cual hay una base norteamericana en esa localidad.

En Mosul (norte), un agente de la fuerza de protección de las instalaciones (FPS) murió y otros tres fueron heridos, así como un civil, por disparos de unos desconocidos desde un vehículo, según el jefe adjunto de ese servicio de seguridad de la ciudad.

En Nayaf, el gran ayatolá Sistani, jefe espiritual de los chiítas mayoritarios en Irak, afirmó que “no desea formar parte de ninguna reunión ni deliberación con la misión de la ONU, salvo si adopta una posición clara afirmando que la ley fundamental” provisional adoptada a comienzos de marzo “no es vinculante para la Asamblea Nacional (iraquí)”.

Además exigió que se comprometa a que “esta ley no figure en ninguna resolución de la ONU sobre Irak”, en una carta que envió a Lajdar Brahimi, emisario especial a Irak del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Annan indicó recientemente que próximamente enviará de nuevo a Brahimi a Irak.