Matan otros dos soldados EU;
reanudarán las negociaciones

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/2B04CD1E-07D9-4239-9A5D-E9DE6E968494.jpeg

BAGDAD (AP) _ Dos helicópteros militares estadounidenses cayeron en Bagdad la noche del sábado, con un saldo de dos soldados muertos y dos heridos, dijo el mando de las fuerzas armadas. Hubo explosiones en cinco iglesias, mientras los musulmanes iniciaban la observación del mes santo de Ramadán.

   En Faluya, una delegación ofreció el sábado reanudar las negociaciones de paz, al tiempo que en Baqouba fuego de morteros alcanzó el cuartel de la policía y el hospital, y en Mosul una Brigada Islámica se atribuyó el secuestro de dos choferes turcos.

   En otros hechos de violencia, el mando militar dijo que cuatro soldados estadounidenses estadounidenses y un intérprete iraquí murieron al estallar bombas en el oeste y norye del país.

   Los helicópteros cayeron alrededor de las 20.30 al sudoeste de la capital, informó la 1ra División de Caballería, y aclaró que se desconocía la causa de las caídas.

   Líderes comunitarios en el baluarte rebelde de Faluya ofrecieron reanudar las conversaciones de paz con el gobierno si las fuerzas estadounidenses cesan en sus ataques a la ciudad y liberan a su principal negociador. Pero vecinos de la ciudad denunciaron un ataque aéreo al norte y este. El mando estadounidense no hizo declaraciones.

   Bombas caseras explotaron antes del amanecer del sábado en cinco iglesias de cuatro vecindarios de Bagdad. No causaron víctimas, pero alarmaron a la pequeña comunidad cristiana.

   “Estamos dispuestos a reanudar las conversaciones”” si Estados Unidos cesa en sus ataques y pone en libertad al negociador principal””, dijo en Faluya el delegado Jaled Fajri al-Jumeili a la prensa. “Las habíamos suspendido porque nos parecía que el gobierno iraquí, especialmente el primer ministro Ayad Alaui, se sometía a los reclamos de los estadounidenses””.

   Añadió que “estamos dispuestos a regresar a la mesa de negociaciones”” si cesan los ataques.

   El jeque Abdul Hamid Jadou, otro delegado, dijo que reclamaban la libertad del jefe de la delegación, Jaled al-Jumeili. Testigos dijeron que los estadounidenses lo detuvieron el viernes luego de las oraciones en una aldea al sur de Faluya.

   Las conversaciones entre funcionarios iraquíes y clérigos de Faluya se iniciaron hace varias semanas en este baluarte de la insurgencia, 65 kilómetros al oeste de Bagdad.

   Quedaron interrumpidas el jueves cuando el gobierno reclamó la entrega del cabecilla terrorista jordano Abu Musab al-Zarqawi, pero los líderes de Faluya niegan que se encuentre en la ciudad.

   En Baqouba, 57 kilómetros al noreste de Bagdad, oficiales iraquíes y estadounidenses desarmaban un coche bomba frente al cuartel de la policía, cuando cayeron dos morteros en el patio, dijo un agente de policía que habló con la condición de no ser identificado. El coche estaba cargado de granadas, misiles y proyectiles de artillería de 132 mm, ocultos bajo una carga de dátiles, añadió.

   Poco después, otros dos morteros alcanzaron el cuarto piso del hospital general de Baqouba, a un kilómetro de distancia, dijo la fuente. No se registraron víctimas.

   En Mosul, una autotitulada Brigada Islámica difundió un vídeo en el cual aparecían dos hombres sentados en el suelo delante de tres hombres armados y enmascarados. Los dos rehenes hicieron declaraciones en turco. The Associated Press recibió una copia del vídeodisco el sábado.

   Uno de los secuestradores dijo que el gobierno turco debe obligar a la empresa para la cual trabajaban los hombres a retirarse de Irak, caso contrario ambos morirán.

   Uno de los rehenes era robusto, calvo y de barba gris, el otro menudo y canoso. Ambos parecen tener algo menos de 50 años.

   Una declaración escrita que acompaña el vídeo dice que los dos hombres morirán 72 horas después de difundido el vídeo si no se cumple el reclamo.

   Los diversos grupos insurgentes iraquíes han secuestrado a más de 150 extranjeros en su campaña para expulsar a las fuerzas coaligadas. La mayoría de los rehenes han sido liberados tras el pago de rescate, pero por lo menos 29 han muerto a manos de sus captores.