Mayoría buhoneros de la Duarte sigue en puestos

http://hoy.com.do/image/article/58/460x390/0/41A12153-7142-4136-B8C1-A82E36275056.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ
La mayoría de los buhoneros de la avenida Duarte continuaba ayer en sus puestos de trabajo sin reubicados por el Ayuntamiento del Distrito Nacional y decenas de vendedores denunciaron que fueron excluidos del censo que indemnizó a 438 comerciantes informales.

Algunos ancianos dijeron haber quedado fuera de las listas elaboradas por las asociaciones de buhoneros que coordinan junto al Ayuntamiento el proyecto de modernización y remodelación de la Duarte.

José Montero dice tener más de 20 años “cogiendo lucha en la Duarte”, pero no le han dicho nada, por lo que no se va hasta que le entreguen su dinero.

En simular situaciones están Isabel Ofelia, Andrés Arnaud Ramírez, Elvis Fidelis Cuevas y  María  Teresa Frías Romero, que desde hace más de 30 años detalla frutas con los pies enfermos.

“Soy buhonera desde hace años, soy de las primeras que me censé y cada  vez que llaman no salgo en ninguna lista”, explicó Asunción Cuello.

Lidia Berroa dijo que dispone de dos mesas de zapatillas usadas en la Duarte, donde trabajó para criar a sus dos hijas  y solo le darán una en el Mercado Nuevo, sin dinero. Limpiabotas fueron indemnizados, pero la suerte no le tocó a Alexander Paredes, con unos diez años en el Parque Enriquillo.

Asimismo, buhoneros de ascencendia haitiana, cedulados en el país, revelaron que las autoridades municipales los dejaron fuera del proceso de reubicación e indemnización, a pesar de que tienen puestos de trabajos desde hace muchos años entre las avenidas Duarte, la Caracas, la Ravelo, San Martín, entre otras.

José Milano, buhonero zapato, portador de la cédula 001-1068996-2, precisó que no apareció en ninguna lista porque tiene sangre haitiana. “La directiva dice que no estoy en la lista”.

Lo mismo le ocurrió a Joseph Maximil Dessources, con la cédula 223-0045529; a Louis Cerveau, a Lenear Baptiste, Elisa Féliz Cuevas, Ilma Ronfí, y Juan Medina, que afirma ser de los más viejos en la Duarte.

Otros comerciantes declararon que se les ha negado la compensación económica de RD$17 que prometió entregarles el director del Plan Estratégico del ADN, arquitecto Edmundo García, a quienes serán trasladados a la Plaza de los Buhoneros en la avenida San Martín, así como al Mercado Modelo en la avenida Mella. En la mañana de ayer, la Duarte continuaba con la mayoría de los buhoneros, horas antes de que el ADN inicie los trabajos de ampliación, en un acto encabezado por el presidente Leonel Fernández.

Mientras que en el Parque Enriquillo obreros de la Sindicatura montaban la   tarima del acto, podaban los árboles y limpiaban la explanada, en la arteria comercial muchos de los buhoneros hacían su labor de manera normal, a la espera de que el cabildo tome una decisión.

La medida del gobierno local mantiene intranquilos a vendedores informales de ropa, libros, música, cartas y bultos; calzados de medio uso, fruteros y fritureros. Además, a reparadores de celulares, relojeros y buhoneros de artículos diversos que operan frente a las grandes tiendas.

De acuerdo al Ayuntamiento, de los 618 buhoneros censados, 438 fueron indemnizados y 180 los van a reubicar tanto en la Plaza, como en el Mercado y la avenida Caracas, donde abrirán un paseo de los que venden libros y discos de música.

El arquitecto García explicó el pasado martes, en comento en que el síndico Roberto Salcedo hacía repartía los RD$30 millones a los indemnizados, que en la Duarte apenas admitirán 54 buhoneros regulados y establecidos en módulos. El dinero de la indemnización lo aportaron los dueños de tiendas, miembros de la Asociación de Comerciantes,  para que la zona sea despejada junto al proceso de remodelación y saneamiento.

Dijo que los seleccionados fueron en función de los casi 25 años que tienen de trabajo en la vía, sin embargo, algunos comerciantes entrevistados ayer al azar en un sondeo realizado por reporteros de HOY, vendedores que dijeron ser elegidos para quedarse en la Duarte, indicaron que tienen entre diez y 14 años en la vía.