Mazda CX-9: Un SUV buque insignia

D1

El Auto Salón de Los Ángeles 2015, abierto del 20 hasta mañana 29 de este mes, ha sido el marco de presentación oficial del nuevo Mazda CX-9 2016.
Un modelo que con sus más de cinco metros de largo y tres filas de asientos representa el buque insignia de la marca japonesa.

Con esta talla (en concreto 5,065 metros) tiene el tamaño ideal para el mercado americano, pero se nos hace un poco grande para las no tan amplias carreteras de nuestro país.
De toda forma, por ahora, este gran modelo solo se comercializará en Estados Unidos, Canadá y algún que otro país del Medio Oriente.

El motor que lleva es un V6 2.5 turbo Skyactiv-G de gasolina de 250 caballos (el primer propulsor SKYACTIV-G sobrealimentado) que declara un eficiente gasto de combustible de un 20% menos con respecto al propulsor pasado.

Técnicamente, además, es interesante ya que incorpora el primer turbo que modifica la cantidad de gases de escape que utiliza dependiendo del régimen de giro del motor, logrando con esta tecnología una cifra de torque motor de un increíble 420 Nm desde 2.000 revoluciones.
Y como es lógico va asociado a una caja de cambios automática de seis relaciones.

Como buen buque insignia lleva implícita una potente carga tecnológica a todos los niveles y con muchos detalles.
Por ejemplo, en la construcción ligera (se ha reducido el peso en 200 libras respecto al antiguo CX-9), en la insonorización del interior (un 12% menos) y, por supuesto, en la seguridad: el i-Activsense incluye control de crucero activo, sensor de ángulo muerto y cambio involuntario de carril, frenada de emergencia en ciudad, luces largas inteligentes.

También se ha trabajado en los elementos de lujo interior, con materiales ‘Premium’ como la piel de napa para los tapizados o la madera japonesa y el aluminio en los guarnecidos y, por supuesto, las necesidades de conectividad a bordo, garantizadas con el equipo multimedia MZD Connect con pantallas de 8° pulgadas.