Me preocupa que mil menores de 6 años crezcan en centros

Me preocupa que mil menores de 6 años crezcan en centros

Madrid, 20 nov (EFE).- Más de un millar de niños menores de seis años viven en centros tutelados por las administraciones, cuando la ley establece que deben crecer en un entorno familiar que sustituya al que deberían haber tenido con unos padres que, por distintas circunstancias, no pueden atender a sus hijos.

La ley de protección al menor de 2015 indica que todos los menores bajo el paraguas de las instituciones (y de forma «ineludible» los que tienen menos de seis años) deben crecer de forma prioritaria en un ambiente familiar para un adecuado desarrollo de su personalidad, aspecto en el que existe total consenso entre los psicólogos y pedagogos.

En el Día Universal para los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, la directora general de Infancia, Violeta Assiego, reconoce en una entrevista con Efe que le preocupa e «inquieta tremendamente» la situación actual.

En España hay 537 niños con menos de tres años tutelados en centros residenciales y 640 de 4 a 6 años, según los últimos datos del Observatorio de la Infancia del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Assiego explica que en algunos de estos casos hay circunstancias especiales que aconsejan esa convivencia en centros, como problemas de salud que requieran cuidados muy concretos, pero en el resto debería favorecerse un entorno familiar.

Acoger a niños tan pequeños requiere de una «especial comprensión». Muchos de ellos cuentan con una familia biológica que no desaparece de su vida y eso a veces «crea un entramado muy complejo» que hace que no haya tantas familias que den ese paso.

«Ante cualquier situación de riesgo o de desamparo debe primar que el menor esté en una institución el menor tiempo posible y buscar soluciones familiares, pueden ser de acogimiento familiar, en algunos casos de adopción abierta cuando son bebes o el acogimiento en familia extensa (abuelos, tíos)».

Los datos en España muestran que queda mucho camino por recorrer para conseguir entornos familiares a todos los niños tutelados. En 2020, 18.892 menores tutelados vivían en familias y 16.991 en centros.

«Hay demasiados niños tutelados que pasan mucho tiempo en las instituciones y que cuando salen, la sociedad hacemos lo más cruel que podemos hacer, les criminalizamos; han tenido que entrar en un centro de protección porque su entorno familiar no se ha podido hacer cargo, es decir, que son ya víctimas de una situación familiar», destaca Assiego.

«Cuando son mayores de edad y van a buscar un piso o un trabajo y dicen que han estado en un centro de protección se les trata como si hubieran cometido un delito, es tremendamente injusto», lamenta.

El Gobierno trabaja con proyectos para prevenir esa institucionalización y que los centros sean lo más parecido posible a un hogar, medidas tanto para menores nacionales como para extranjeros que llegan solos a España.

Es necesario que haya más familias dispuestas a acogerlos, ya que los datos reflejan un descenso de un 15 % en los ofrecimientos.

«Desinstitucionalizar implica potenciar el ofrecimiento y hay comunidades que están trabajando el tema del acogimiento familiar con mucha fuerza, como Galicia o Andalucía; tenemos que hacer más sin duda», asevera.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas