Médicos cristianos rechazan la legalización total del aborto

p9

La Comunidad de Profesionales Cristianos en esta ciudad (CPC) expresó ayer su rechazo a cualquier iniciativa que tenga como objeto o efecto disminuir, condicionar, restringir o suprimir, de cualquier forma, el derecho que tiene el nonato a vivir.

No obstante, reconocieron que existen contingencias imperativas e irresistibles que aconsejan la interrupción del embarazo, como cuando la madre padece una enfermedad que le imposibilita llevar un feto a la viabilidad; cuando el embrión o el feto padece de una malformación congénita que es incompatible con la vida, sea intrauterina o en las primeras horas luego de su nacimiento.

“En vista de que las anteriores justificaciones de aborto son electivas, recomendamos que sean certificadas en centros especializados donde se puedan referir estos casos. En tales circunstancias, los procedimientos deben ser realizados exclusivamente por especialistas en ginecología y obstetricia bajo la supervisión de un equipo de bioética que determine la procedencia de la decisión. En todo caso, la opinión de la mujer embarazada será importante”, expresó el doctor Eddy Morillo.

Indicó que el Código para la Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes obliga al Estado a proteger la maternidad de las adolescentes embarazadas y que como se advierte, en la República Dominicana existe un ordenamiento jurídico de carácter supranacional, constitucional y legal fundado sobre el principio de la vida desde la concepción, el cual le impone al Estado su efectiva y suprema tutela.

En tanto, el doctor Samuel Ramos dijo que abogan para que se mantenga el estatus legal vigente de protección a la vida como valor esencial de la identidad nacional.

Habló en el salón de prensa de la Gran Arena del Cibao para dar a conocer su declaración sobre el aborto en la República Dominicana.

Ramos manifestó que como miembros de la Iglesia de Jesucristo en Santiago, los cristianos afirman que la divina inspiración, fidelidad y autoridad de las Sagradas Escrituras, del Antiguo y del Nuevo Testamento, aseveran como única norma infalible de fe y conducta.

“No cabe duda de que el debate sobre el aborto es notoriamente complejo. Comprende aspectos legales, teológicos, éticos, sociales y personales. Además es un tema con un fuerte elemento emocional, pues se vincula con los actos humanos de la sexualidad y la reproducción, y a menudo entraña dilemas sumamente dolorosos”, expresaron los doctores, que estaban acompañados por el Pastor Daniel Julián King.

Las entidades que apoyaron son Asociación Dominicana de Estudiantes Evangélicos– Región Norte, Federación de Pastores del Cibao, Consejo Evangélico de Santiago, Mesa de Dialogo de Santiago.