Medidas BC crean tensión con el FMI

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/F89CA1A7-8073-4B2E-B1F8-BF8F803354CF.jpeg

Las últimas medidas adoptadas por las autoridades monetarias para reducir todavía más el medio circulante han creado tensiones entre el Banco Central y la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cargo del acuerdo stand-by con la República Dominicana, trascendió anoche.

Ocurre que la misión del FMI objetó las medidas, “rechazando la validez del impacto” de las mismas sobre la base monetaria, según una carta que el gobernador José Lois Malkun le envió a fines de la semana pasada al subdirector gerente del FMI, Agustín Carstens.

La misiva de Malkun a Carstens tiene el propósito de “expresarle nuestra profunda preocupación e inconformidad con la posición adoptada por la misión del FMI respecto a la reciente medida monetaria ejecutada por las autoridades monetarias”.

Y añade: “El Banco Central estableció un coeficiente de inversión equivalente al 5% de los pasivos sujeto a encaje al 24 de marzo y su colocación obligatoria en certificados de esta institución”.

Pero el funcionario se siente inconforme con el organismo porque esta iniciativa fue rechazada por los técnicos del Fondo, quienes rechazan su impacto.

Una fuente cercana a las negociaciones con el FMI dijo a reporteros de este diario que la carta de Malkun es una respuesta a otra que habría recibido de parte de técnicos del Fondo que dan seguimiento al acuerdo suscrito con la República Dominicana. Esa carta supuestamente no solo rechaza que la medida en cuestión pueda alcanzar los objetivos buscados, sino que habría hecho observaciones sobre la calidad de la misma.

El jefe de la misión del FMI para la República Dominicana es el economista Steve Phillips y su representante en el país es el también economista Ousmene Jacques Mandeng.

Malkun le dice a Carstens lo siguiente: “reconocemos que la media ha generado diferencias entre el FMI y el Banco Central, pero estamos convencidos de que la misma constituye un avance importante en la ejecución de una política monetaria restrictiva, consistente con la definición de base monetaria en cuanto a la menor disponibilidad de recursos líquidos para la banca y, finalmente, en estricto apego del párrafo 41 del Memorando Técnico de Entendimiento”.

Luego hace un recuento de las medidas tomadas por el Banco Central en atención a las recomendaciones del FMI, para concluir en que “poco tiempo después variables tales como la inflación y la tasa de cambio sobrepasaron los niveles contemplados en el Programa”.

Y puntualiza: “Debido a la escasa efectividad de las medidas de política sugeridas por el FMI y aceptadas por las autoridades, procedimos a aumentar la tasa de interés de los certificados colocados al público de 35% a 50%, obteniendo por primera vez una reacción favorable en el cumplimiento de las metas cuantitativas así como de las variables objetivo”.

A continuación el gobernador Malkun explica las razones por las cuales la estructura del encaje legal fue modificado, aunque se mantuvo su nivel, para corregir una desviación significativa advertida en las metas de activos domésticos netos y en la base monetaria.

Sobre la opinión que el Fondo Monetario dio a estas medidas, el gobernador del Banco Central le dice a Carstens lo siguiente: “Por tanto, consideramos que la interpretación del staff del FMI de que el coeficiente de inversión debe considerarse como parte de los requerimientos de reservas es violatorio de los términos acordados en el Memorando Técnico de Entendimiento”.

Y añade que el Banco Central ha cumplido con las medidas del acuerdo stand-by “y tenemos toda la intención de seguir implementando medidas dentro del espíritu de los términos acordados en la Carta de Intención”.