Medio siglo después repasan la guerra de abril de 1965

p2

Al cabo de medio siglo de ocurrida la Revolución de 1965, actores recordaron y analizaron lo que sucedió en la que es considerada una de las gestas patrióticas más importantes de la historia dominicana.

En el seminario Abril de 1965: Análisis y testimonios medio siglo después, que organizó el Archivo General de la Nación, personalidades de la epopeya, tanto los reconocidos como los que han permanecido en el anonimato, reconstruyeron nuevos elementos del magno acontecimiento que representó la culminación de la lucha por la democracia de parte del pueblo dominicano.

Uno de los tantos temas que se abordaron en el conservatorio fue la experiencia de la Academia Batalla de las Carreras contada por el mayor general Rafael Yege Arismendy, en ese entonces comandante del cuerpo de cadetes.

Yege Arismendy destacó que esa academia fue la única institución de la Fuerza Aérea Dominicana que se pronunció en favor de la constitucionalidad y del regreso del presidente Juan Bosch.

“Aparte de eso, ocupamos San Pedro de Macorís y fortaleza, y mantuvimos durante dos días controladas la región Este, a fin de que no dieran apoyo a las fuerzas de San Isidro”, narró el comandante.

Fue en esa escuela militar donde tomó cuerpo el germen que dio fuerza a la guerra y donde culminó, según expresó el militar.

“Fue allí junto el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez donde se empezaron a trazar las líneas que luego permitieron la formación del movimiento Enriquillo, contó el combatiente.

Sin embargo, lamentó que a pesar de su importancia durante la lucha que que buscaba devolver la constitucionalidad al país la academia no haya sido reconocida como se debe.

En el escenario del seminario, el mayor general reconoció la participación del pueblo y en especial de la juventud de San Pedro de Macorís durante la Guerra de Abril, que alimentaron a los combatientes durante los días que estuvieron ahí.

Edith Ramírez, enfermera, quien formó parte del grupo de mujeres que cocinaba, curaba soldados heridos y hacía labores de inteligencia durante la guerra, habló también de la dimensión del papel de las féminas en la gesta.

Consideró, como en otras ocasiones, que este debe ser más promovido.

Gisela Antonia Mercedes fue otra mujer que laboró con Manuel Ramón Monte Arache, líder constitucionalista y otros comandos.

El equipo de mujeres en el que trabajó tenía a su cargo conquistar a los Yankys y meterlos a los callejones, no matarlos, aclaró. A pesar de estar entrada en edad, dice estar dispuesta a combatir contra los gringos otra vez.