Medios en español juegan gran
papel comicios EU

WASHINGTON (EFE).- El voto hispano podría ser decisivo en los próximos comicios de EEUU, por lo disputado de la contienda y en este contexto, a juicio de los expertos, es clave el papel de los medios de comunicación en español.

“La responsabilidad fundamental de la prensa hispana es educar al público y lograr que una mayor parte de la comunidad acuda a las urnas”, explicó a EFE Iván Román, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos.

   Esa segunda misión es el enfoque tradicional de los periódicos, la televisión y la radio en español, que en cada elección han realizado campañas para incentivar el registro en las listas electorales, un paso necesario en EEUU para poder votar.

   Los 39,8 millones hispanos en este país son un bloque poblacional en explosión, que ha crecido un 21 por ciento en los últimos cuatro años.

   Pero para que los números se traduzcan en influencia política, es necesario que los que son ciudadanos ejerzan su derecho a elegir a sus representantes. En esta ocasión, se espera que entre siete y ocho millones de hispanos acudan el próximo 2 de noviembre a las urnas.

   “Una obligación más indirecta, pero más importante (de los medios), es cubrir la política latina, porque la prensa del mercado general no lo hace. Simplemente publica o emite una o dos notas al año, con motivo de las elecciones”, explicó América Rodríguez, profesora de la Universidad de Texas en Austin.

   Según una encuesta realizada por el Centro Hispano Pew, una organización independiente, los asuntos que les interesan más a los hispanos en estos comicios son educación, economía y empleo, y salud.

   “En esos temas tenemos una perspectiva única de cara a la comunidad porque nos tocan de cerca”, dijo José Ignacio Lozano, quien dirigió durante 18 años “La Opinión”, el mayor periódico en español de Los Angeles.

   Tanto el demócrata John Kerry como el republicano George W. Bush pronuncian de vez en cuando cortas frases en español en sus apariciones públicas, haciendo guiños a los votantes hispanos.

   Pero a la hora de la verdad, ninguno de los dos ha tratado lo suficiente los asuntos que les importan, a juicio de Román.

   La prensa tiene la obligación de exigir detalles y respuestas de los candidatos a preguntas en la mente de los votantes como la política migratoria y hacia América Latina, y que tal vez ellos no quieran abordar.

   Algunos medios hispanos lo han intentado con coberturas centradas en la educación y los empleos, pero otros se han dejado llevar por la agenda promovida por los partidos, según Román.

   “Lamentablemente no hemos llegado al punto de indagar lo suficiente” en los temas que importan más a la audiencia, opinó. Para lograrlo será necesario un aumento del número de periodistas profesionales en las redacciones, según Román, que dirige la mayor asociación que los agrupa.

   Como la población hispana en EEUU, los medios de prensa en español han tenido un crecimiento sensacional en las últimas décadas y ahora existen más de 400 publicaciones, 40 de ellas diarias.

   Al mismo tiempo se ha producido un proceso de consolidación de su control en un grupo reducido de manos.

   El ejemplo más palpable fue la adquisición el año pasado por parte de la cadena de televisión Univisión de Hispanic Broadcasting Corporation, lo que ha creado el mayor conglomerado mediático en español del país, con más de cien estaciones de televisión y radio.

   En la prensa escrita, las mayores publicaciones de los tres mercados hispanos más grandes del país son ahora propiedad de ImpreMedia, que compró el lunes pasado “La Raza”, de Chicago, y ya contaba con los periódicos “La Opinión”, de Los Angeles, y “El Diario/La Prensa”, de Nueva York.

   Para Rodríguez, esta tendencia es “horrible”, porque disminuye el acceso de la audiencia a opiniones políticas diferentes.

   “Entiendo la preocupación y nos hace más cautelosos en tener las páginas abiertas a más puntos de vista”, se defendió Lozano, quien ahora es el vicepresidente ejecutivo de ImpreMedia.