Mejía estudia documento Conferencia Episcopal

DAJABON.- El Presidente Hipólito Mejía afirmó ayer que analiza el mensaje de la Conferencia del Episcopado Dominicano, en el que los obispos dejan a su conciencia el pedido que le hacen diversos sectores para que desista de buscar la repostulación presidencial.

“Yo veo que es una buena carta, que yo he analizado y la veo muy bien”, dijo el presidente Mejía, al tiempo que reconoció que el país atraviesa por una difícil situación económica, “pero ha sido provocada por gentes que todos saben quiénes son”.

En Castañuelas, el mandatario escuchó al sacerdote Francisco Gallart, quien le expuso la preocupación de los residentes de la zona y afirmó que los obispos no conocen de los trabajos que realiza el gobierno de rostro humano de Mejía “a quien yo conozco muy bien desde que era monaguillo”.

Mejía, a seguidas le señaló al sacerdote que “comentarios que surjan de manera negativa, a mí no me importan, padre. Usted me conoce a mí y sabe que yo soy muy respetuoso y hay enemigos en todos lados y es posible que pase todo eso”.

El mandatario sostuvo que actúa apegado a su conciencia. “sin presión y como un libre pensador”.

Aquí, el presidente recomendó a los encargados del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) que estudien bien las zonas afectadas y dijo a la gente pobre que vienen de otros lugares y a los que han vivido en la zona y se establecen cerca de ríos, que eso no puede suceder.

El mandatario escuchó las quejas de pobladores de Castañuelas y Palo Verde, donde las inundaciones causaron pérdidas millonarias.

Johnny Rafael Gómez, un dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) del municipio de Castañuelas, le pidió al presidente Mejía que envíe colchones de los grandes porque la mayoría de las familias de los afectados tienen varios hijos que dormían juntos.

[b]LOS RECURSOS[/b]

En el encuentro, el presidente Mejía dijo que el Banco Agrícola dispone de RD$150 millones para socorrer al sector bananero y que para la recuperar agricultura hay que buscar los recursos donde sea y extrapolarlos a las regiones afectadas por las inundaciones.

Sobre las presas, el gobernante destacó su importancia y la necesidad de que se construyan las de Amina, Mao y Guayubín, para controlar desastres como los que se produjeron recientemente y generar energía.

Destacó el comportamiento que mantuvo la presa de Monción, la que consideró vital para evitar que el desastre fuera aún mayor y que “ahora está llena y es la que suministra energía a la Línea Noroeste, además de que resulta más económica, ahora con estos precios que aparentemente no van a bajar”.

En Castañuelas, su primera parada en la zona afectada, el presidente Mejía consideró la reciente inundación como la más grande de la historia, incluso que las que produjeron los ciclones David y Federico, ya que el caudal de los ríos Yaque del Norte, Amina, Mao y Guayubín, rompieron todos los récord.

Dijo que para la magnitud del desastre hubo pocas pérdidas humanas, “que es lo más importante” y lo atribuyó a las acciones de las autoridades y la cooperación de la gente.

Garantizó que los funcionarios del Banco Agrícola y de otros organismos, así como los síndicos, legisladores y gobernadores, harán lo que sea necesario para la recuperación agrícola.

“Habrá crédito para el arroz, el banano y frutos menores. Hay que buscarlos de donde sea. Estamos preparados para sanearla, ya que estas plantaciones son la garantía fundamental de la gente de la Línea Noroeste. Hay que volver a retomar, en la magnitud con que iba, el importante sector del banano orgánico y el tradicional”, expresó.

Manifestó que el INVI posee soluciones para construir “de inmediato” las casas de madera y zinc destruidas por las inundaciones.

“Por ahora llegaron algunos colchoncitos tipo colombina, como los que yo usaba allá en Gurabo. Ojalá, más adelante, puedan llegar los de springs”, dijo.

Advirtió a la gente que vive cerca de ríos que las inundaciones pueden repetirse, por lo que se debe evaluar la forma de trasladar a otros lugares a las familias, pero de manera planificada.