Mejor con maíz: un cereal estrella

28_08_2015 HOY_VIERNES_280815_ ¡Vivir!2 C

Es difícil imaginar un alimento más camaleónico y versátil que el maíz. Este cereal nativo de América puede acompañarte en las mañanas en forma de hojuelas en un tazón de leche (“corn flakes”) o puede convertirse en las palomitas (“pop corn”) que serán el menú principal de una noche de cine. Y ni hablar de los platos tradicionales de países como México, en el que destacan las tortillas y los tacos, Venezuela, con sus sabrosas cachapas; o nuestra querida Quisqueya, donde se prepara chenchén, arepa y pan de maíz.

Aquí le proponemos dos recetas (una polenta italiana y tortillas mexicanas) para que pueda comprobar por usted mismo por qué el maíz es un cereal estrella.

ZOOM

Rica mazorca

El maíz es el único cereal que contiene betacaroteno, por lo cual se cuenta entre la lista de alimentos antioxidantes. El “Zea mays” (nombre científico) era de gran importancia en la dieta de los antiguos aztecas y lo continúa siendo hoy día: es uno de los tres cereales de mayor producción a nivel mundial. Entre sus aportes nutricionales se encuentran las vitaminas A , C y del tipo B, fibra, entre otros minerales.

Recetas

Polenta rellena

2 tazas de harina de maíz
3 tazas de agua
100 gramos de jamón en lonjas
50 gramos de queso en lonjas
100 gramos de queso rallado parmesano
Aceite de oliva
Pimienta negra
Orégano
1 lata de salsa de tomate
1 diente de ajo
1 pimiento rojo
1 pimiento verde

Preparación. Encender el horno a 200º C para tenerlo listo. Ponemos una olla con el agua y la sal, hasta que empiece a calentarse. Antes de que hierva la retiramos del fuego y vertemos la harina de maíz, que mezclaremos lentamente hasta que se forme una masa que se pueda manejar fácilmente con las manos. Cogemos un molde para horno en el que echamos un poco de aceite que esparcimos para que no se pegue la polenta. Usamos la mitad de la masa que hemos hecho para crear la capa que será la base. Añadimos el queso en lonjas junto con el jamón. Cubrimos con el resto de la polenta. Espolvoreamos por encima queso rallado y llevamos al horno por un cuarto de hora. En una sartén, calentamos un chorrito de aceite, pelamos y picamos el ajo y lo freímos. Luego pelamos y picamos la cebolla en trozos pequeños y llevamos al fuego. Añadimos los pimientos en trocitos, y ponemos al fuego también. Dejamos que se enfríe y agregamos la salsa de tomate, removiendo todos los ingredientes. Cuando el tomate se haya adherido bien a los ingredientes, salpimentamos al gusto y agregamos un poco de orégano. Sacamos la polenta del horno y dejamos reposar unos minutos. La cortamos en porciones que dividimos en los distintos platos, bañándola por encima con la salsa que hemos preparado.

Tortillas caseras

150 gramos de harina de maíz precocida instantánea
220 gramos de agua tibia
4 gramos de sal

Preparación.Ponemos la harina de maíz en un cuenco, vertemos el agua sobre la harina poco a poco. A medida que añadimos agua, vamos amasando para que la harina la absorba. La finalidad es conseguir una masa consistente, pero tierna. Engrasamos ligeramente el comal o sartén con mantequilla. Cogemos una bola de masa del tamaño de una pelota de golf, la ponemos entre dos láminas de plástico y la aplastamos hasta obtener un disco de un milímetro de grosor. Cuando la sartén esté caliente, ponemos dentro nuestro disco de masa. Cocinamos, a fuego medio, durante unos minutos por cada lado. Cuando demos la vuelta a nuestras tortillas, las presionamos con la mano, o con una espátula, para que se hinchen. Una vez estén cocidas, servimos con el acompañamiento elegido.