Melvin Jones, a la memoria del fundador
a nivel internacional de los clubes de Leones

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/DE9517C5-4B3E-45A3-8991-AD11ADB178FF.jpeg

POR ÁNGELA PEÑA
 Al leer su nombre en el rótulo que identifica la calle que rinde homenaje a su memoria, la mayoría piensa que se trata de una gloria del deporte. La confusión tal vez se deba a la ausencia de una obra escrita sobre el creador de las Asociaciones Internacionales de Clubes de Leones, a quien sólo conocen, prácticamente, los miembros de esas instituciones esparcidas por toda la República. En cuanto a fotos, parece que apenas existe una, que ilustra invariablemente las escasas referencias en torno a su vida y sus iniciativas.

 El Leonismo, sin embargo, data de 1917. Los dominicanos quisieron incorporarse a la organización desde 1945 cuando integrantes del grupo literario Los Nuevos, de La Vega, escribieron a Jones expresándole este deseo, según refiere Donald Guerrero, fundador del Leonismo Nacional, primer presidente del Club en el ensanche Ozama y el más consagrado estudioso del devenir de esa corriente, por lo que se le identifica con el sobrenombre de “León Biblia”.

Relató que la respuesta de Jones a los distinguidos intelectuales cibaeños está en poder de Elizardo Pérez Espinosa, pasado presidente y gobernador de uno de los clubes de Leones. Es probablemente la primera y única vinculación de Melvin Jones con el país. La solicitud, cuenta Guerrero, no fue aprobada ni rechazada. Informaba que había sido pospuesta para conocerla en la reunión de enero siguiente, pero no hay seguridad de que se tratara.

“Hay quienes dicen que eso ocurrió porque el gobierno era el de Trujillo. Soy rotundamente opuesto a esa percepción, primero, porque se sabe que Los Nuevos, si no eran enemigos, no eran afectos al régimen, y como nada se hacía sin el caballero, de alguna manera se enteró Trujillo y más bien no le interesó por tratarse de quienes lo patrocinaban. Pero este Distrito se creó, con horas de diferencia, con el de España, de Franco; el Club de Leones de Buenos Aires se fundó en el gobierno de Perón, que fue el Presidente de Honor y la directiva estaba formada por altos militares de Argentina. En ningún país ha dejado de haber leonismo porque haya un régimen dictatorial, con excepción de los países comunistas, que nunca hubo. En Cuba, al llegar Fidel, no cancelaron la matrícula, la congelaron”, opinó Guerrero.

Los Nuevos, movimiento esencialmente juvenil, escandalizaron la sociedad dominicana pero en el aspecto cultural, acogiendo toda expresión poética  de vanguardia. Sus más sobresalientes dirigentes fueron Rubén y Darío Suro, Luis Manuel Despradel, Mario Bobea Billini, Mario Concepción, Alberto Rincón, entre otros.

LEONES DOMINICANOS

El primer Club de Leones dominicano fue fundado el doce de noviembre de 1964, en una reunión celebrada en lo que fue el local del Club Unión. Entre otras distinguidas personalidades asistieron Alfredo Leschorn, que luego sería primer presidente; Manuel Mena Blonda, Máximo Ariza Hernández, Julio Gámez, Luis Ros, Luis Alfredo Duvergé y otros empresarios y profesionales además de algunos funcionarios públicos, recuerda Donald Guerrero autor de dos libros sobre esta actividad: Luces Leonísticas y Más Luces Leonísticas.

Ese club quedó oficializado el dieciocho de diciembre de 1964 con la entrega de la Carta Constitutiva. A tan especial ceremonia asistió el entonces Presidente Internacional, Claude M. De Vorrs. Pero ya antes se habían formado siete clubes en el territorio nacional que con el correr de los años se han multiplicado hasta sobrepasar el centenar, llevando a las comunidades servicios de salud, ornato cívico y promoviendo entre sus miembros la reciprocidad profesional y social.

 Otros prestantes dominicanos ligados a la historia del leonismo nacional son Máximo Antonio Nova, William Lemos, Porfirio Reynoso, Juan Bernal, Persiles Ayanes Pérez, Juan José Ceballos, Nilson Martínez, Plinio Maceo, Manuel Eduardo Valdés, José Nicanor Pichardo, Donaldo Luna, Arturo Santana, Rafael Villari, Luis Pieter, Gustavo Finke, Melitón Ortiz Ortiz, Luis Martínez, Abraham López-Penha, Manuel Valverde del Castillo, Manuel María Miniño, Tomás Guerrero Ortiz, Francisco Izquierdo López, Máximo Montero Brens, Fabio Herrera Miniño, Gerineldo Pérez y Pérez, Zoilo Marte, Julio César Díaz, Eduardo Morales y otros. Tres dominicanos han sido miembros de la Junta Directiva Internacional: Persiles Ayanes Pérez, Juan José Ceballos y Nilson Martínez.

 La obra cumbre de la organización ha sido ayudar a los que padecen enfermedades visuales, con su programa “La vista es primero”. El primer médico León involucrado en el programa fue el doctor Eduardo Valdés. Pero también ha ofrecido apoyo consistente el doctor Juan Batlle y médicos extranjeros que realizan sus tratamientos en la clínica de Los Alcarrizos o en el hospital Luis Eduardo Aybar.

MELVIN JONES

Nació en Fort Thomas, Arizona, USA, el trece de enero de 1879, hijo de John Calvin Jones y Lidia Gibler Jones. Fue educado en escuelas públicas de Arizona y Missouri. Estudió abogacía en la universidad de Cheddock, especializándose en el ramo de seguros y creó su negocio propio: Agencia de Seguros Melvin Jones.

 En 1909 casó con Rose Freeman. Cuatro años más tarde, siendo próspero, fue invitado a participar de un almuerzo en Bussiness Circle de Chicago, y en 1914 comenzó a madurar la idea que ha sido lema de la organización que fundara: “Nadie avanza en la vida si no empieza a hacer alguna cosa por sus semejantes”. En 1916 presentó a todos los clubes de negocios la idea de unificarlos en uno solo y el siete de junio de 1917 participó en la reunión que dio el nombre de “Lions” a la naciente entidad. Al año publicó “La Revista de Clubes de Leones”, precursora de la revista “León”.

 Ejerció la función de secretario-tesorero hasta su muerte. Al morir su primera esposa, casó el veintiuno de mayo de 1956 con Lilian M. Radigan.

 Melvin Jones falleció a los ochenta y dos años de edad, el uno de junio de 1961 en Floosmor, suburbio de Chicago. Su lema personal se convirtió en principio básico de las personas con vocación de servicio en el mundo.

LA CALLE

En 1983, la sindicatura del Distrito Nacional conoció la autorización para que se designara una vía de Santo Domingo con el nombre de Melvin Jones, pero no fue sino hasta 1984-1985 cuando el entonces gobernador Abraham López-Penha logró que se honrara al insigne fundador del leonismo internacional bautizando con su nombre la calle donde residía, en el ensanche Quisqueya.

 La Melvin Jones empieza en la José Tapia Brea y termina en la Rafael F. Bonnelly.