Memoria selectiva

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/2749FFF2-A4B2-4E85-ABE2-BE8446DB6E71.jpeg

BONAPARTE GAUTREAUX PIÑEYRO
El aparente olvido de importantes hitos de la historia nacional se debe más que a mala memoria a memoria selectiva. Hay mucha gente que por real olvido, unos, y por maldad los más, hacen que se olviden o intentan provocar el olvido de hechos históricos que, por una y otra razón, no les interesa recordar.

Lo peor no es que ignoran hechos históricos, lo peor es que actúan como aquellos niños maliciosos que ensuciaban el agua para que los demás no viéramos los pequeños camarones que servirían de carnada para pescar.

Con esa mala leche intentan imponernos fechas y supuestas gestas que arrojan sobre verdades históricas, con un ejercicio del desparpajo propio de irresponsables farsantes. La historia nacional tiene, como todas, luces y sombras.

Hasta ahora se han resaltado las sombras y son los personajes siniestros quienes han tenido la sartén por el mango y procuran continuar en su infame labor.

Como parte de esa tarea que se imponen grupos y personas de una generación a otra, sufrimos una serie de familias que destacan como propias las glorias de la Guerra de la Restauración y de la lucha antitrujillista.

Esa línea de pensamiento es ejercida por dominicanos que se ocupan, cual si fueran enemigos de su propio pueblo, de poner en dudas el valor de Ramón Matías Mella en la puerta de La Misericordia, la noche del 27 de Febrero.

Son los mismos que denuestan a Juan Pablo Duarte porque no tuvo una caterva de hijos, aquí y allá, como tanto padre irresponsable que padecemos en todos los niveles de nuestra sociedad.

Esos carajetes que desde las aulas universitarias, los cenáculos de papagayos repetidores de ideas mal digeridas, desde elevados escenarios dignos de mejores oradores y conferencistas, se ocupan de propagar las “virtudes” de países extranjeros, contra las costumbres sencillas y nobles de nuestro pueblo.

Y es que no ven, que usan anteojos de tuertos cuyo único lente tiene tanto aumento que distorsiona la realidad. Quieren desconocer los picos y cimas de este pueblo en su búsqueda de la libertad, la democracia, el desarrollo y vivir sin temor.

Nunca desmenuzaron aquella estrofa del Himno Nacional que reza:

“Y si pudo inconsulto caudillo

De esas glorias el brillo empañar,

De la guerra se vio en Capotillo

La bandera de fuego ondear”.

Creo innecesario hablar sobre la Restauración, la resistencia armada de guerrilleros contra la invasión e intervención norteamericanas de 1916 a 1924, las luchas contra las tiranías de Ulises Heureaux y Trujillo, la actitud viril y patriótica de los constitucionalistas de 1965 y las jornadas por el buen gobierno y las libertades públicas de 1966 a 1978, en los doce años de gobierno de Joaquín Balaguer.

También es un importante pico en las jornadas por la búsqueda de la libertad la realizada el 19 de noviembre de 1961, encabezada por un grupo de pilotos de la hoy Fuerza Aérea Dominicana, dirigidos por los generales Pedro Rafael Ramón Rodríguez Echavarría, Pedro Santiago Rodríguez Echavarría y Andrés Rodríguez Méndez.

Precursores de ese movimiento fueron los coroneles Manuel Ramón Durán Guzmán, José Nelton González Pomares y Raymundo Polanco Alegría.

Loor a los héroes del 19 de noviembre de 1961. Que la gesta no se la coma la desmemoria dirigida.

¡No lo permitamos!