Mensaje de la editora

“Bienaventurados los que pueden dar los primeros
pasos en las aventuras del espíritu.  Es una bendición
adentrarse en el conocimiento de que todos tenemos
dones y podemos hacer milagros.”
                                           Paulo Coelho, Inédito

Algunas personas aun piensan que los milagros solo existieron en el pasado, o en aquellas mentes ingenuas que ven la casualidad como manifestaciones divinas. Sin embargo, los milagros suceden todos los días, a todas horas, en todas partes del mundo, y a toda clase de personas.  Vivir es un milagro.  Levantarnos por la mañana y sentirnos saludables, mover nuestro cuerpo y nuestra mente para elaborar nuestro programa cotidiano, puede que sea un milagro.  Los obstáculos o atentados contra nosotros mismos están presentes siempre: la prisa, el stress, la envidia, la codicia, la rutina y la mentira, entre otras muchas formas cotidianas de “sobrevivir”.  Lo importante por tanto es sabernos que somos, más que un cuerpo con un alma, un alma revestida de algo que llamamos cuerpo.  En consecuencia, somos sin duda alguna, seres espirituales, revestidos del poder que nos dio Cristo al redimirse por nosotros.  A veces lo leemos o repetimos sin una conciencia clara de hasta dónde poseemos los dones maravillosos del espíritu, y hasta qué punto nuestro poder, siempre en el nombre de Jesús, es capaz de producir milagros.  Dios ya hizo su parte cuando nos creó y nos puso en este mundo.  Ahora nos observa con cariño y espera que hagamos nuestra parte.  A veces pienso que somos inmensamente insensatos, al postergar para el final de nuestros días estas increíbles verdades. Sumergirnos en nuestra búsqueda espiritual es un viaje tentador, maravillosamente excitante, que debemos iniciar cuanto antes.  Al principio nos parecerá un camino confuso, y temerosos, invadiremos terrenos equivocados, pero como bien expresa Coelho, “mientras andamos el camino de nuestra búsqueda, acumulamos vivencias y aprendemos de nuestros errores más que de nuestros aciertos.  La sabiduría viene de esa práctica cotidiana de adquirir experiencia y prestar atención a las señales, para no alejarnos de nuestro rumbo.”    No tengamos miedo de equivocarnos, tengamos la paciencia y la perseverancia presta para ofrendarla con la fe en la búsqueda de revelación.  La confianza se hace necesaria y la ternura de nuestro Padre Celestial no nos hará esperar.  Se revelará como fuente inagotable de conocimiento y como algarabía infinita traducida en gozo y paz.  No es explicable, pero es cierto.  Ese, quizás, es el primer milagro que encontraremos en el camino de nuestro encuentro espiritual.  El mundo lo reclama.  La balanza histórica de nuestro tiempo se inclina demasiado hacia lo irreverente, hacia lo confuso y deshonesto.  Nosotros, los que creemos fielmente en la Palabra, como guerreros de luz, debemos imponer nuestro dominio con la victoria de la fe. Fe y evangelización que dista mucho de la pasión fanática de grupos, sino de la fusión dinámica de la esencia de esos grupos, donde todos los creyentes, no importa el nombre de su congregación, o iglesia, entendamos que somos UNO, en el único reto posible: el Amor.

Ese quizás sería el segundo milagro: la Unidad.  Y el tercero, es obvio que debe ser el Amor, esa fuerza misteriosa que cuanto más la dividimos más se multiplica.  El amor que permite el entendimiento, la comprensión y produce el perdón.  Empecemos hoy, ahora, a hacer posible los milagros en nosotros y cerca de nosotros.  Empiece con usted mismo, a descubrir las inmensas bendiciones que recibe a diario, y luego, observe, exponga su sensibilidad, dinamice su percepción, como dice Coelho en esta reflexión: 

“Existen tantos bienes a nuestro alrededor que ya ni siquiera reparamos en ellos. 

Si cada día percibiéramos que respiramos, que hay sol, campos sembrados,

gente que se ama.. Y que la máxima bendición de todas es posible:

 cumplir nuestro sueño y llegar al tesoro que tanto buscamos.”

Ese tesoro, sin lugar a dudas, está en nuestro interior, en nuestro ser espiritual, en el encuentro cercano y definitivo con Cristo-Jesús, y en el gozo y la paz que se desprenden de esta milagrosa verdad.

En nuestra portada y páginas centrales disfrutarán de una explosiva entrega de creatividad y talento, en nuestra edición especial de Moda & Belleza donde presentamos a diez diseñadores de moda, joyas y estilismo de nuestro país.  Conozcan las propuestas de estos artistas para el año 2005 y disfruten de cada uno de sus conceptos sobre la elegancia y el diseño.  Pero además, interesantes reportajes los llevarán por un recorrido lleno de glamour, estilo y elegancia en esta edición especial que esperamos disfruten a plenitud.

Hasta la próxima y que Dios los bendiga,