Mensaje Editorial  453

Al iniciar cada año es practicamente una rutina que asumimos como normal, el plantearnos propósitos y metas que quisiéramos lograr como parte de nuestros sueños.  Sueños que probablemente se repiten por años con la misma intensidad y deseo de alcanzarlos y que nuevamente se presentan en nuestro cajón de “pendientes” por enesima vez.  Muchos hasta sucumben al propósito, asumiéndolo como “imposible” y se rinden cobardemente. Pero otros, enfrentan con valentía sus “fracasos”, estudiando de forma consciente sus fallos o las posibles circunstancias que impidieron lograr ese sueño anhelado.

 

Los segundos, por supuesto, tendrán un 90% de probabilidades de lograrlo porque han entendido que la “imposibilidad” solo radica en nosotros mismos, en nuestra voluntad, en la ausencia de la entrega a aquello que perseguimos.  Es fácil reconocer que pasada la euforia de los primeros días de Enero, la rutina nuevamente va absorbiéndonos en una vorágine impredecible de actividadades rutinarias que nos suman estrés y frustración, porque sin darnos cuenta, invertimos nuevamente todo nuestro tiempo a cosas que no nos aportan lo esencial: el camino hacia la consecución de nuestros sueños.  Muchos dirán que aunque asi lo entiendan, nada pueden hacer para cambiarlo.

 

Afirman que NO pueden dejar el trabajo, NO pueden dejar de ir a buscar o llevar a los niños al colegio y a todas las clases que se les ocurran, NO pueden dejar de hacer la comida, ir al supermercado, ir al salón de belleza, los compromisos sociales, etc. etc. Miles de mini-actividades cotidianas que, sumadas a las maxi-actividades profesionales, hacen sucumbir a casi todos.  Lo importante por tanto radica en no sólo plantearnos nuestras metas, no sólo identificar por qué fracasamos en el pasado, sino en la valentía de DESCARTAR, de DESECHAR, todo aquello que no nos brinda satisfacción o plenitud interior, y que por el contrario, atenta contra nuestra salud y objetivos de forma abrumadora.

 

Hablo de valentía, porque se necesita una fuerte determinación para “soltar” todo aquello que nos ata a una vida desenfrenadamente compulsiva. Pero también se  necesita la valentía para la DECISIÓN, importante acción que determinará el éxito de lo que nos proponemos lograr, porque la mayoría de las veces, somos expertos en “programar” y “esbozar” todo un plan para alivianarnos, pero nos falta la DECISIÓN  para ponerlo en marcha con energía.  Así que, ¡decídase!  Suelte todo aquello que lo atrasa, que lo angustia, que lo agobia. Pueden ser simples actitudes, pensamientos, relaciones, trabajo, o sentimientos. Aprenda a desechar lo que no le conviene. Aprenda a limpiar su interior de todo aquello que va acumulando por años y que posiblemente ni sabe que está en su interior. Perdone, ame, hable de todo aquello que le moleste, y asi como limpiamos nuestro closet para hacer espacio para lo nuevo, vacie su interior de todo aquello que ocupa espacio muerto, sin nada que aportar, porque ciertamente, si no soltamos lo viejo, lo nuevo no puede entrar a nuestra vida. 

 

Déle oportunidad a la vida, a este año nuevo, para que se aposenten en su alma nuevas oportunidades, nuevos retos, nueva fuerza sanadora. Organize las gavetas de su alma y coloque en lugar preponderante y bien a mano, lo más importante: la fe, la confianza en Dios, la misericordia, el perdón y el amor. Todo lo demás, irá llegando, y verá cómo se llena su vida de bendiciones, y  ¡ah!  de paso, todos sus proyectos cobrarán vida y se realizarán. No lo dude un instante. Organize primero su interior, y su entorno quedará armoniosamente organizado a través de la luz de Cristo en su vida, que abrirá todas las puertas, consolará toda situación adversa y dará a su vida la alegría y prosperidad que sueña.

¡Manos a la obra! ¡Construyamos un año 2010 lleno de exitosas realizaciones!

 

En nuestra portada y entrevista central les presentamos una agradable entrevista con Ana María Montero, conductora del programa Escenario de la cadena CNN en español, y con quien compartimos su trayectoria hacia el éxito.  Pero además, encontrará en ésta, nuestra primera edición del 2010, interesantes artículos, entrevistas y las más atractivas actividades sociales.

 

Hasta la próxima y que Dios les bendiga.

 

Maribel