Mercadito de Ágora un encuentro con lo nuestro

29_08_2015 HOY_SABADO_290815_ ¡Vivir!1 C

La dominicanidad se refleja por doquier; desde alimentos, hasta artesanía y productos orgánicos con sello criollo conforman el Mercadito de Ágora Mall.

Un total de cuarenta expositores con diversos productos propios de la identidad criolla se dan cita cada sábado en este centro comercial, donde buscan promover sus artículos.

Además de llevar una propuesta diferente a los visitantes que acuden cada sábado al centro comercial, este tipo de actividad busca destacar la capacidad que tiene el dominicano de crear, de innovar, así como resaltar las raíces culturales y valores, asegura Kenia Bisonó, gerente de Mercadeo de la plaza.

Bisonó describe este mercado como una oportunidad para que los microempresarios den a conocer sus productos y cuenta que esta idea fue una iniciativa de los propietarios del centro comercial y se viene desarrollando desde octubre de 2012.

¿Cómo participar en este mercado? Bisonó explica que para participar las personas interesadas deben llenar una solicitud en la página www.ágora.com.do; una vez hecho este proceso, si el producto a presentar es comestible se le solicita una muestra y se toma en cuenta la presentación del alimento.

Si el producto califica se le ofrece una fecha para la exposición y se le informa sobre las reglas del mismo.

Participar en este mercado no tiene costo alguno, y con miras a darle oportunidad a todos los expositores, cada sábado se seleccionan 40 sostiene la ejecutiva.

Además de darles participación gratuita, ofrecen talleres en alianza con el Ministerio de Industria, donde se les capacita y se les ofrecen las herramientas necesarias para desarrollar sus negocios, explica Bisonó.

“No solo queremos darles un espacio a los microempresarios, también queremos darle las herramientas para que ello puedan desarrollarse” explica la ejecutiva.

Tres expositores, tres historias. Muchas son las historias que se pueden encontrar en todo lo que conforma el Mercadito de Ágora. Desde personas que exponen aquí a manera de hobby, hasta otras que han encontrado una forma de sostenerse y echar a andar su propio negocio, tanto en los pasillos de la plaza como en locales independiente.

Linda Lounder. Acercarse a su mesa es sinónimo de belleza. Ella presenta un trabajo que se hace con empeño, y que es ejemplo de lo que significa la frase “por amor al arte”.

“Lo que quiero transmitir en mis pinturas es felicidad”, dice. Quizás es esa misma felicidad con la que atiende a sus clientes, que quedan encantados con sus creaciones. En su mesa puede encontrar diversos artículos pintados completamente a mano; desde bandejas, juego de té, cofres y piedras, hasta llaveros, tazas personalizadas y cualquier otro elemento que le permita grabar su arte se convierte en un el lienzo perfecto para esta señora, quien, según cuenta, empezó a pintar de manera casual.

Atribuye su creatividad a Dios y explica que lleva más de diez años pintando. Asegura que ha encontrado en esto su verdadera pasión.
Actualmente lleva más de dos años exponiendo en este mercado y dice que exponer allí le ha permitido dar a conocer su trabajo. Lindas-manualidades, como llama a su negocio, se encuentra en las principales redes sociales.

Luis Méndez. Este retratista de cara seria, pero dispuesto a pintar cualquier rostro que se acerque a su mesa, cuenta que tener una mesa en este centro comercial le ha ofrecido la oportunidad de mostrar su trabajo.

Cuenta que no es común ver personas realizando este tipo de trabajo, por lo que hace un llamado a “que la gente aprenda y valore el retrato”.

Puede obtener un retrato de este artista por el módico precio de 400 pesos. En su mesa se pueden observar retratos de figuras del ámbito artístico y político tanto nacional como internacional.

Jacqueline Adames. Esta artista plástica muestra en su mesa una amplia gama de artículos que sirven como ‘souvenires’, los cuales representan la dominicanidad. Comenta que llegó a este mercado a través de una amiga que le habló sobre el mismo.

Ella lleva más de quince años dedicada a las artes plásticas y sus pinturas reflejan las tradiciones dominicanas.

Además de cuadros paisajistas, ella ofrece portallaves, tazas de madera, platos pintados, bandejas, esculturas talladas en madera y muchos otros elementos propios de la artesanía dominicana.