Mercado de bonos envía mensaje a Reserva Federal respecto a tasa

Los economistas dicen que la Fed mantendrá su tasa de referencia entre cero y 0,25 por ciento hasta 2015

El mercado de bonos, sin parangón a la hora de predecir las oscilaciones en la economía estadounidense a lo largo de los decenios, tiene un mensaje: las tasas de interés no subirán tanto como dicen los pronósticos, incluido el de la Reserva Federal.

Desde los rendimientos de los bonos hasta los futuros y las permutas, los operadores ven pocas probabilidades de que la economía se fortalezca lo suficiente en el curso de su expansión como para obligar a la Fed a elevar su tasa interbancaria por sobre 3,3 por ciento.

Es menos que la media histórica de 4,25 por ciento que el presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, dijo que sería coherente con el objetivo actual del banco para la inflación y se compara con su estimación a largo plazo de 4 por ciento.

La divergencia refleja un temor cada vez mayor entre los inversores en bonos de que el tenue crecimiento salarial y la falta de inflación persistan durante años, y frenen el crecimiento en tanto la Fed avanza para poner fin a su estímulo monetario sin precedente.

Tasas máximas más bajas también reducirán la posibilidad de una liquidación de bonos del Tesoro estadounidense a más largo plazo, que han recompensado a los bonistas este año con los retornos más grandes en dos decenios.

“El mercado está teniendo en cuenta una Fed extraordinariamente lenta”, dijo por teléfono el 20 de mayo Margaret Kerins, responsable de estrategia de renta fija en Banco de Montreal en Chicago, uno de los 22 operadores primarios que negocian con el banco central.

“El crecimiento potencial es un gran determinante de esa tasa a largo plazo y la mayoría se está volcando a la idea de un crecimiento potencial más bajo”, expreso.

BMO pronostica que la tasa de referencia meta para los fondos federales del banco central alcanzará su máximo en 3,75 por ciento. La estimación del banco con sede en Montreal para la tasa terminal, como se la conoce en el mercado de bonos, fue de 4 por ciento al comienzo de 2014.

Señales ambivalentes. Si bien los economistas dicen que la Fed mantendrá su tasa de referencia entre cero y 0,25 por ciento hasta 2015, los operadores ya están evaluando hasta dónde llegará en definitiva.

En las proyecciones de la tasa de interés de la Fed “por densidad de puntos” publicadas el 19 de marzo, la estimación media para fin de año fue de 1 por ciento para 2015 y 2,25 por ciento para 2016.

La opinión del mercado es de 0,63 por ciento y 1,64 por ciento, sobre la base de la prima de rendimiento implícita de los Eurodólares, los futuros sobre tasa de interés a corto plazo negociados más activamente en el mundo, en comparación con permutas evaluadas respecto de la tasa efectiva para los fondos federales en esos años.

El pronóstico de la Fed “a largo plazo” también es 0,7 puntos porcentuales más alto de lo que prevén los operadores para 2019.

La tasa de una permuta de tasa de interés a un año negociada a cinco años, otra representación de las tasas a corto plazo, cayó hasta 3,4 por ciento este mes, muestran datos recopilados por Bloomberg.

“Es evidente que el mercado no cree en los pronósticos de la Fed”, dijo en una entrevista telefónica desde Nueva York el 21 de mayo Thomas Costerg, economista en Standard Chartered Plc.

Si bien los puntos que representan las opiniones de ejecutivos individuales de la Reserva Federal son anónimos, la preocupación de la propia presidenta de la entidad, Janet Yellen, por la caída en el mercado de trabajo indica que quizá también ella considere que las tasas terminarán en un nivel más bajo de lo que creen muchos de sus colegas y contribuir a influir en sus supuestos relativos al crecimiento y las tasas, según Michael Gapen, economista estadounidense sénior en Barclays Plc.