Mercedes Aybar busca desarrollo en natación master

POR DIONISIO SOLDEVILA
Mercedes Aybar tiene un sueño, y es el de poder mantenerse en el deporte que tanto ama hasta el final de su vida. Aunque la carrera de los deportistas es limitada y mucho más la natación, la categoría master, podría permitirle a la joven dominicana nadar hasta los 70, 80, y hasta 90 años de edad.

Hija de un reconocido deportista, el fenecido Tancredo Aybar, Mercedes nada desde los cinco años de edad, pero las limitaciones de trabajo y compromisos personales la llevaron a alejarse del deporte que ama por un período de cinco años.

Después de un regreso triunfal en el que nadó la Bahía de Samaná junto al reputado nadador Marcos Díaz el año pasado, Mercedes está empeñada en darle un giro a la natación en la República Dominicana.

“En Europa y otros países usted ve señores mayores de 70 y 80 años nadando en la categoría master y yo creo que en nuestro país podemos ir logrando eso poco a poco”, dijo Mercedes en una entrevista realizada en la piscina del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Ella entiende que en nuestro país eso tomará un tiempo de asimilar, y un ejemplo claro es que el más viejo de su grupo no llega a las seis décadas de existencia.

Recientemente el país celebró un panamericano de natación master en el que la República Dominicana ocupó un buen lugar.

De hecho, el equipo dominicano llegó a conseguir una puntuación perfecta.

Ahora, Aybar se prepara junto a otros dos candidatos fuertes para viajar a Brasil el próximo mes de octubre junto a Danilo Vicioso, considerado tercero del mundo en natación master, y Tomás Bisonó para competir en el Latinoamericano Master de Natación en una competencia que involucrará a 25 países.

“Creo que tenemos la oportunidad de darle un buen puesto a la República Dominicana en ese evento”, comentó.

MAS INCENTIVOS

Aybar entiende que la natación en la República Dominicana tiene grandes posibilidades de desarrollo, pero el problema principal radica en los incentivos que reciben los atletas.

“Mira, aquí las cosas son difíciles para los nadadores, porque no hay muchos incentivos. Por ejemplo, las universidades de nuestro país no dan becas para los atletas, y entonces los nadadores tienen que dejar el deporte y dedicarse a trabajar e ir a la universidad, contrario a otros países como es el caso de Estados Unidos, que los nadadores se dedican en cuerpo y alma a la natación y por eso consiguen las medallas”, dijo.

SU GRAN SUEÑO

Aybar recuerda que siempre se mantuvo en el agua durante su niñez, y que uno de sus grandes sueños en la natación no lo pudo cumplir, pero fue algo que la motivó a dedicarse en cuerpo y alma al Master.

“Siempre quise competir con mi papá y mi hermano en un mismo evento, pero lamentablemente no lo pude realizar”, recordó.

“El me motivó a tomar la iniciativa de formar el equipo de natación master dominicano y ya tenemos más de 50 miembros entre los que contamos con algunos de los nadadores de antaño que han comenzado a regresar para practicar el deporte”, dijo.