Meta de Mesa: llegar a 300 salvados

http://hoy.com.do/image/article/34/460x390/0/F04FD394-2BC0-4E4F-8844-3D0814EA4BD1.jpeg

POR GUSTAVO RODRIGUEZ
Para muchos lanzadores es difícil llegar a 300 juegos salvados  en las Grandes Ligas; pero al estelar relevista José Mesa le será fácil, pues le faltan ocho encuentros para llegar a esta difícil meta.

Mesa tuvo una campaña estupenda con los Piratas de Pittsburgh, trabajo que le garantizó un nuevo contrato con los bucaneros en la venidera temporada de grandes ligas, en la Liga Nacional.

“No voy en busca de récords personales, solamente me interesa trabajar por el equipo y poner todo mi empeño, para realizar una gran labor”, apuntó el estelar relevista nativo de Azua.

Mesa, un veterano de las mayores, se entrena como si fuera un novato para participar en su primera temporatada en las grandes ligas.

El “Monstruo de Azua”, con 17 participación en las mayores, ya tiene un lugar ganado como relevista, pues lleva 292 juegos salvados, colocándose a ley de ocho, para llegar a la cotizada cifra de 300.

A pesar de jugar con un equipo como los Piratas, que no son favoritos para ganar, ni mucho menos, gana su división, el estelar derecho salvó la pasada campaña 43 partidos.

Hay que resaltar que los bucaneros quedaron en el último lugar de su división y Mesa, tuvo que ver en más de 60 por ciento de las victorias del combinado.

El veterano relevista fue  entrevistado ayer durante sus entrenamientos en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, con mira a llegar en condiciones a los campos de entrenamientos.

“Siempre me mantengo entrenando, pues soy un jugador que me entrego a mi trabajo y quiero dar el todo por el equipo”, manifestó.

Mesa, luego de finalizar la exitosa campaña con los Piratas, apenas se tomó  un mes de vacaciones.

El estelar relevista cada mañana, inicia sus entrenamientos, cerca de las nueve, luego a las once, va al campo de béisbol de la Unphu, donde  suelta el brazo y en la tarde, está en el gimnasio.

” Esta rutina la realizo cada día, pues tengo que cuidarme y respetar la confianza que han depositado en mi la gerencia de los Piratas de Pittsburgh”, manifestó.

 La pasada semana, Mesa viajó a Pittsburgh, donde  firmó su contrato para la venidera campaña, que le representará un buen salario, pero antes tuvo que someterse a un chequeo médico.

Manifestó que siempre tiene a Dios presente, pues le ha ayudado mucho en su carrera y lo ha mantenido sano sin lesiones de consideración.

Durante los entrenamientos de ayer estuvo junto al lado Salomón Torres, quien también firmó con los Piratas, con un contrato de dos años.

Mesa, debutó en las grandes ligas, en 1987, con los Orioles de Baltimores, en la temporada de 1992, pasó a los Indios de Cleveland, luego en 1995  al 2000 jugó con los Gigantes de San Francisco, en el 2000 lanzó para los Marineros de Seatle, en el 2001 al 2003 jugó con los Filis de Filadelfia y en el 2004, con los  Piratas.

En cada ciudad donde Mesa ha visto acción ha  implantado marca para el equipo en juegos salvados.

De por vida ha participado en 832 juegos, con 75 victorias y 93 derrotas, 292 juegos salvados, con 933 ponches, 504 bases en bolas,  con 1,369 innings.

La pasada  campaña, Mesa participó en 70 juegos, con 5 ganados y 2 perdidos, salvó 43 juegos, 78 hits, 26 carreras, 20 bases en bolas y 37 ponches, con un efectividad de 3.25.

LOS MEJORES LATINOS

Para la venidera campaña, el “Monstruo de Azua”, estará en una gran batalla por el liderato de juegos salvados para los latinos Mariano Rivera,  de Panamá, quien juega para los Yanquis de Nueva York, quien tiene 336 juegos salvador y Roberto Hernández, con  320, que juega para los Filis de Filadelfia, nativo de Santurce, Puerto Rico.

Mesa, consciente de su responsabilidad para la venidera campaña, se está preparando como si fuera su primera visita a las mayores.

CON SU FAMILIA

Mesa manifestó que aprovecha el invierno, luego de terminar la temporada de béisbol de grandes ligas, para estar junto a su familia, ya que prácticamente está lejos de ella por siete meses.

“Me gusta estar en mi casa, jugar con mis hijos, compartir con mi familia, ya que mi madre es mi vecina”,dijo.

Manifestó que además le gusta mucho estar en contacto con la naturaleza y en los tiempos libre  viaja a un finca, donde ayuda a los empleados a darle alimentos a los animales y limpiar el terreno.

“Disfruto cuando le echo maíz a las gallinas, guineas y los pollitos”, dijo.