México baja tensión con España, pero insiste en disculpas

Mexico's presidential candidate for the MORENA party, Andres Manuel Lopez Obrador, speaks during a conference on "Peace and Justice in Mexico" in Mexico City, on May 08, 2018. / AFP / RONALDO SCHEMIDT

El Gobierno mexicano quitó hierro ayer al episodio de tensión generado con España al exigir disculpas por los abusos cometidos durante la Conquista del actual México, pero insistió en que las autoridades españolas pidan perdón.
En su rueda de prensa matutina, el presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, negó que las relaciones entre ambos países estén en riesgo tras la carta que envió al rey de España Felipe VI.
“No, para nada. No se pone en riesgo (la relación bilateral). Es un asunto de voluntades, y de conciencia, de cada quien”, dijo el mandatario, quien defendió de nuevo su propuesta a fin de “avivar nuestra memoria histórica”.
El presidente reflexionó que “con esto se va a saber qué sucedió hace 500 años y cómo se dieron los hechos; si hubo agravios o no hubo agravios, y si como estamos planteando es necesario pedir perdón y comenzar una nueva etapa de hermandad”. El Gobierno español, que rechazó “con toda firmeza” la petición de López Obrador, lamentó por su parte que el presidente mexicano hiciera público este lunes el contenido de esta carta enviada el 1 de marzo. López Obrador se defendió asegurando que no ha dado a conocer el contenido íntegro de la carta, que también fue mandada al papa Francisco, para que tuvieran “tiempo de revisarla y analizarla”.
Paralelamente, la esposa del mandatario, Beatriz Gutiérrez Müller, tuvo que reaccionar a informaciones publicadas en la prensa mexicana que la señalaban por haber dicho supuestamente que los españoles son “odiados” en México.
“Es falso que yo haya hecho una afirmación semejante”, expresó en Twitter Gutiérrez Müller, quien coordina las políticas de memoria histórica en el Gobierno mexicano.