México en alerta ante posible violencia tras captura de líder de Los Zetas  

http://hoy.com.do/image/article/833/460x390/0/57EA1BC7-B30D-4C66-9008-69B377E4FD6B.jpeg

MEXICO. AFP. El gobierno de México está en alerta ante posibles episodios de violencia por la caída del sanguinario capo Miguel Ángel Treviño, líder del cártel Los Zetas, uno de los dos más importantes del país y Centroamérica, cuya detención fue elogiada este martes por Barack Obama. 

Tras su captura en la madrugada del lunes por la Marina Armada, Treviño, alias “Z-40”, seguía declarando la noche del martes en la fiscalía especializada en delincuencia organizada, que contaba con 72 horas para definir su situación legal.   En este momento, el gobierno está en alerta por “información que ya tenemos de las posibles repercusiones (de la captura) y estamos atentos para poder reaccionar”, dijo a la AFP el vocero oficial para asuntos de seguridad, Eduardo Sánchez. 

 La detención de “Z-40”, considerado el capo más sádico y responsable de centenares de asesinatos, es el primer gran golpe del gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) desde que asumió en diciembre con el compromiso de frenar la violencia que caracterizó el mandato de Felipe Calderón (2006-2012), en el que más de 70.000 personas fueron asesinadas en el marco de su combate frontal militar contra el narcotráfico. 

La escalada de crueldad que exhibieron esos años las disputas entre los cárteles ha sido atribuida a los métodos extremos que aplicaron Los Zetas en su intento de arrebatar el control del tráfico de drogas y otros delitos a los cárteles tradiciones.   Por la peligrosidad de Los Zetas, a los que se atribuyen masacres, decapitaciones, miles de secuestros de migrantes y hasta el asesinato de un agente de inmigración estadounidense, la caída de Treviño fue reconocida por los presidentes Peña Nieto y y el estadounidense Obama.

Esta operación demuestra que con el “uso de inteligencia y de tecnología” realmente “se puede combatir la delincuencia de manera muy eficaz”, dijo Peña Nieto, quien impulsa una nueva estrategia de seguridad basada en la coordinación de cuerpos de seguridad, de cuya eficacia para capturar a capos habían empezado a aparecer dudas.

 Para Obama, cuyo gobierno ofrecía cinco millones de dólares por Treviño, esta detención “lo que muestra es que el nuevo gobierno del presidente Peña Nieto es serio en continuar los esfuerzos para desmantelar estas operaciones del narcotráfico internacional”, según dijo en entrevista televisiva.  

Treviño, de 40 años, fue detenido cuando se desplazaba en camioneta con dos hombres por un camino rural cercano a la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo (Tamaulipas, noreste), un feudo tradicional de Los Zetas, y fue emboscado por elementos de tierra y un helicóptero de la Marina Armada, que consumó la detención sin disparar un tiro, según Sánchez.   El vocero explicó que el “Z-40” mantenía en las últimas semanas un “perfil muy bajo” ante el cerco que le habían tendido. 

El capo fue señalado como el autor intelectual de algunas de las mayores atrocidades atribuidas a Los Zetas, como el asesinato a sangre fría de 72 migrantes de Centro y Suramérica en un rancho de Tamaulipas y de otras 193 personas que aparecieron enterradas en fosas clandestinas en ese mismo estado en 2011.

 ¿Relevo o dispersión de Los Zetas?

El gobierno de México ha declinado señalar quién podría suceder al frente de Los Zetas a Treviño, que llevaba nueve meses como líder desde el abatimiento de su jefe Heriberto Lazcano “El Lazca”, aunque analistas apuntan a que podría ser su propio hermano menor, Omar Treviño, alias “Z-42”.

No obstante, algunos analistas han advertido de que puede desatarse una lucha interna por el liderazgo mientras que otros creen que este cártel continuará operando sin una línea de mando vertical, profundizando el esquema que ya presentan de células locales semiautónomas. 

Los Zetas operan en una franja que comprende toda la costa este mexicana, desde los estados fronterizos del noreste Tamaulipas y Coahuila, pasando por el Golfo de México hasta el caribeño Quintana Roo (península de Yucatán), así como en zonas del centro del país, abarcando el área más extensa de influencia de un cártel en México, según un mapa de la consultora de inteligencia estadounidense Stratfor. 

 Esos feudos podrían ser ahora asaltados por grupos rivales como sus antiguos aliados del cártel del Golfo o el de Sinaloa, considerado el mayor grupo narcotraficante que lidera el capo más buscado, Joaquín “El Chapo” Guzmán.   Los tentáculos de Los Zetas, fundados a finales de la década de 1990 por militares de élite que desertaron para ponerse al servicio del Cártel del Golfo, también se han extendido por la frontera norte hasta ciudades estadounidenses como Chicago y la sur por países de Centroamérica.

 Los Zetas son el principal cártel que opera en Guatemala, donde se les detectó en 2008 cuando perpetraron una masacre que dejó 11 muertos.   El miércoles, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, se encontrará con Peña Nieto en un evento contra la pobreza en Guerrero (sur de México) y se espera que hablen de asuntos de seguridad. 

Un capo detenido sin esposas 

Además de los cambios en la estrategia de seguridad, el gobierno de Peña Nieto también ha marcado un giro en la política de comunicación de su lucha contra el narcotráfico, que se puso de manifiesto con la detención de Treviño.

A diferencia de la época de Calderón, cuando los narcotraficantes capturados eran expuestos ante la prensa esposados y con el dinero y las armas decomisadas, el gobierno de Peña Nieto únicamente difundió un video en el que se mostraba a Treviño vestido con pantalón de camuflaje y polo negro caminando sin esposas por las instalaciones de la fiscalía junto a un militar.

“Queremos que las detenciones que hagamos no deriven en una liberación porque se les violó el debido proceso”, explicó Sánchez, haciendo referencia a detenciones irregulares efectuadas en la presidencia de Calderón.

 No obstante, el vocero admitió que están investigando por qué se permitió caminar sin esposas a uno de los capos más buscados, quien lucía varias heridas en su rostro.