Mezcla de confort, lujo y naturaleza

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/77BC9445-0068-4CA2-921B-7304BC443881.jpeg

POR PATRICIA LEONOR
PUERTO RICO.- Una sensación de plenitud y total relajación, y ese sentimiento de ser especial, nunca abandona al huésped durante su estadía en el primer y único resort “Todo incluido” de la isla, el cual abrió sus puertas al público hace apenas siete meses. Paradisus Puerto Rico se levanta en la península Miquillo del pueblo de Río Grande, y ocupa una posición privilegiada entre el sol, el mar y las verdes laderas de las montañas del noreste de esta isla.

Para completar su ubicación paradisíaca, muy cerca se encuentra el imponente Bosque Nacional del Yunque.

Este complejo hotelero, perteneciente a la División de las Américas de la cadena Sol Meliá y Resort, ofrece un ambiente muy exclusivo, mezcla de confort, lujo y naturaleza.

Sus espacios están concebidos para complacer los sentidos, de ahí que se ofrezca un mundo de agradables sensaciones a través de su estructura de estilo tropical, spa, gastronomía y actividades recreativas.

Paradisus Puerto Rico cuenta con 500 junior suites en 20 bungalows de dos pisos, dos campos de golf, tres canchas de tenis, un spa, seis restaurantes, cuatro barras, un casino y las instalaciones necesarias para desarrollar varias actividades playeras y acuáticas.

Las 500 junior suites, que incluyen cinco garden villas y una presidencial suite, ofrecen vista al mar, a los campos de golf o las laderas de las montañas. Cada una de estas habitaciones tiene una terraza, baño revestido de mármol, acondicionadores de aire, televisión vía satélite, minibar y muchas otras facilidades.

Noventa y seis de estas suites, 48 de las cuales miran hacia el mar e incluyen jacuzzi privado, están reservadas para ofrecer el exclusivo Royal Service, que ofrece servicio de entrada y salida al hotel expreso, periódico, desayuno continental y servicio de mayordomía privado, al igual que coctel y entremeses en la habitación.

EJECUTIVOS DE PARADISUS PUERTO RICO

Este complejo playero, que es el único en la isla borinqueña que forma parte de la prestigiosa organización Leading Hotels of the World, cuenta con un personal sumamente capacitado, que se destaca por su amabilidad y eficiente servicio.

Los hombres y mujeres que conforman el personal de este hotel están bajo el mando de un dominicano, José Carrasco, quien desde su apertura ostenta el cargo de director gerente.

Junto a Carrasco, dirigen el hotel Carlos del Pino, como director de operaciones; Edgar Motta, director residente; Ramón Sánchez, director de ventas y mercadeo y Evelyn Guadalupe-Fajardo, directora de relaciones públicas.

ENTRETENIMIENTO

El programa de entretenimiento es una parte esencial de la experiencia en este hotel. Cuenta con piscina tipo laguna y otra para niños; tres canchas de tenis con iluminación; dos campos de golf con 36 hoyos diseñados a nivel de campeonato por el jugador profesional del PGA Tour, Ton Kite, en colaboración con Bruce Besse de Willowbend Golf & Land Design; una casa club de 46.000 pies cuadrados con facilidades para reuniones de todo tipo, y un trecho de playa de una milla, que ofrece la oportunidad de disfrutar de deportes y actividades acuáticas. Los huéspedes pueden alquilar catamaranes, jet skis, kayaks, water-ski y equipos de buceo y snorkeling.

Cuenta con un casino de 7.500 pies cuadrados equipado con 118 máquinas tragamonedas, ocho mesas de juego, un área de entretenimiento con música en vivo y una barra completamente equipada con todo tipo de bebidas.

LA GASTRONOMÍA PARADISUS

Uno de los grandes atractivos de este complejo hotelero es su comida. A través de sus seis restaurantes se puede descubrir un mundo de sabores y aromas muy diverso, pues cubren la gastronomía de América hasta Asia, y del Caribe Mediterráneo.

“Nuestros seis restaurantes de comida –mexicana, caribeña, italiana, californiana y gourmet internacional- son parte esencial de nuestra experiencia todo incluido que busca complacer todos los sentidos del huésped con los más altos estándares de calidad”, dijo Carlos Enrique España, chef ejecutivo del hotel.