Mi barrio cultural, una fiesta de color y vida en La Yuca

Mi barrio cultural, una fiesta de color y vida en La Yuca

Murales que motivan la autoestima de los habitantes

Iniciativa de Liz Mieses lleva alegría y color a los capitaleños

Liz Mieses
‘Mi Barrio Cultural’ es una iniciativa que busca rescatar la cultura e identidad barrial, llevando embellecer los sectores y que se conviertan en lugares más agradables para los residentes, visitantes y posibles turistas de la capital”.

Un barrio de paredes de cemento está siendo pintado de colores brillantes y pinturas de figuras humanas, globos, cocoteros y otras imágenes coloridas en un macromural que busca capturar el alma, cultura e identidad de las habitantes de esta ciudad.

Las fachadas y techos de la cancha y otros espacios fueron revestidas de celeste, amarillo y rosa con diferentes formas geométricas que recogen la alegría del dominicano en el barrio La Yuca de Naco, en el Distrito Nacional.

Se trata del proyecto ‘Mi Barrio Cultural’, ideado por la joven regidora Liz Mieses, cuyo objetivo principal es llevar más calidad de vida a los barrios de los residentes de la circunscripción 1 de la capital, buscando que no solo se embellezca el espacio, sino que estos murales desarrollen un atractivo turístico para sumarle vistosidad a los sectores.

Igualmente Mieses explicó que ‘Mi Barrio Cultural’ es una plataforma ejecutada en alianza con las empresas privadas. El inicio de este proyecto ha sido en La Yuca, en el sector de Naco, como barrio modelo, y se pretende continuar en otras comunidades para, al tiempo de embellecerlas, permitirle contar su historia a través del arte.

La inspiración, explica la joven regidora, le nació de la Comuna 13 de Medellín, epicentro del crimen organizado colombiano que gracias al arte ha tenido un resurgir.

“La primera vez que visité Medellín quedé impresionada con la historia de esa zona, de cómo con la cultura pudieron rescatar un sector popular y elevar la calidad de vida de sus residentes.

Asegura además que la implementación de estos barrios modelos, permitirá que, a través del conocimiento de su historia, sus tradiciones, inicios y valores, las personas se interesen en ir a recrearse en estos lugares y se retraten en los murales que reflejan la esencia de cada barrio.

Empoderamiento ciudadano. Este es un proyecto que se realiza de la mano con la comunidad, “son la pieza fundamental de poder llevarlo a cabo, ya que si logramos incentivar a los residentes, les estamos dando un régimen de pertenencia y así mismo se refleja en el cuidado que amerita cada mural”, explica Mieses.

Igualmente Mieses asegura que ‘Mi Barrio Cultural’ cuenta con la colaboración del joven diputado Orlando Jorge, quien desde sus inicios ha sido una pieza fundamental para llevarlo a cabo; la Policía Nacional, ya que son parte fundamental para que estos sectores se conviertan también en zonas de esparcimiento seguro para sus residente y sus visitantes.

“También hemos contado con el apoyo de instituciones como Prosoli, quienes ya están desarrollando iniciativas sociales para elevar el modelo socio económico de los residentes y así elevar su calidad de vida, y contamos con un sector privado de diferentes empresas que han asumido por colaboración el costo económico como aporte al sector y responsabilidad civil”, dice.

Incentivo al turismo. De acuerdo con lo expresado por la gestora de este ‘Mi Barrio Cultural’, el 78% de las personas no conoce la historia de su sector, por lo que busca recuperar la esencia de los barrios, sus luchas y sus símbolos, lo que se traducirá en un gran aporte cultural, económico y de valor social en cada zona.

“Este plan también permitirá desarrollar el turismo en Santo Domingo, añadiendo estos destinos como visita gastronómica cultural en los tours ofrecidos en los hoteles”, asegura.
Educación ciudadana.

Este proyecto va acompañado de educación con respecto a los desechos sólidos, proporcionando contenedores y promoviendo en los habitantes un sentido de responsabilidad al darse cuenta que mantener su sector limpio y botar la basura donde corresponde afectará positivamente a los negocios que están en esos lugares con las visitas a los murales.

Economía. Este espacio también garantiza el movimiento económico, explica Liz, que incrementa el consumo en mercados locales de la zona, “motivando la creación de negocios, dinamizando la economía y promoviendo una mejor calidad de vida en los ciudadanos”.