Michael Caine, Harvey Keitel y Jane Fonda, rendidos a Sorrentino en “Youth”

Caine

Los Ángeles (EEUU).  Michael Caine, Harvey Keitel y Jane Fonda, tres de los actores más respetados del cine, no tienen remilgos en ensalzar el talento de Paolo Sorrentino, el director de “Youth”, un canto a la búsqueda de la pasión independientemente de la edad que se tenga.

“Recibir este papel fue una sorpresa total”, confesó Caine, de 82 años, en un encuentro con un varios medios, entre ellos Efe, durante la presentación de la cinta en Los Ángeles (California).   El británico interpreta a un director de orquesta retirado que pasa sus vacaciones en un lujoso hotel de Suiza acompañado por su hija (Rachel Weisz) y su mejor amigo, un director de cine al que da vida Harvey Keitel.

“Había visto todas las películas de Paolo y me pareció increíble que supiera quién era yo. Quiero decir, no pertenecemos al mismo ámbito. Me dijo que escribió el papel para mí y que, si no lo aceptaba, no haría la película. Me quedé completamente estupefacto”, explicó Caine, ganador de dos Óscar por “Las normas de la casa de la sidra” y “Hannah y sus hermanas” (1986).

El intérprete aceptó de inmediato y la experiencia resultó ser, según admitió, una de las más satisfactorias de su carrera.   “Paolo, como los más grandes directores, y he trabajado con unos cuántos, es muy silencioso, pero sabe perfectamente lo que quiere y sabe perfectamente cuándo no lo está consiguiendo”, explicó Caine.

“Un buen director, en realidad, se limita al casting. Si ha acertado, no tiene que decirle prácticamente nada al actor”, indicó.   Caine es el gran protagonista de la cinta junto a Keitel, de 76 años, que encarna a un cineasta volcado en acabar el guión del que puede ser el último gran proyecto que lleve a cabo junto a su musa (Jane Fonda).   “Paolo le ofreció este papel a dos actores más, pero mi amigo Joe Pesci los borró del mapa”, dijo entre risas el neoyorquino, haciendo alusión al contexto mafioso de algunas películas protagonizadas por ambos.

“Esta película es emocionante”, confesó Keitel.   “Refleja -agregó- lo que pienso sobre mi vida y lo decisivas que fueron mis amistades en Brooklyn (Nueva York) para sobrevivir. Es fundamental desarrollar amistades de verdad, largas, duraderas, sinceras”.