Michael Madsen, el villano más temido del cine, reivindica su lado sensible

Michael Madsen, fuente externa
Michael Madsen, fuente externa

Michael Madsen escribe poesía y derrama lágrimas cuando habla de sus hijos. El actor estadounidense, famoso por sus papeles de villano en películas de Quentin Tarantino, reivindicó su lado sensible en una entrevista con Efe en la que confesó que si pudiera escoger haría de “Batman y no de Joker”.

“Me gustaría hacer un papel que no fuera tan cruel. He hecho de bueno en algunas películas pero cuando has cortado una oreja o has enterrado a alguien vivo es un poco complicado sacar eso de la cabeza de la gente”, dijo la estrella de Hollywood.

Sus papeles como el torturador Señor Rubio en “Reservoir Dogs” y el asesino a sueldo llamado Budd en “Kill Bill” le hicieron merecedor del título al segundo mejor villano de todo los tiempos según la revista Maxim, sólo superado por Bill McKinney en su papel de sádico hombre de la montaña en el filme de suspenso “Deliverance”.

Célebre por escupir la frase “todo lo que puedes hacer es rezar por una muerte rápida, que de todas formas no vas a tener” al oficial de policía, a quien corta una oreja e intenta quemar vivo en “Reservoir Dogs”, Madsen aseguró estar a tiempo de “cambiar su trayectoria”.

“Creo que aún estoy a tiempo de cambiar. Mi referente es Humphrey Bogart quien antes de ser recordado por el ‘Halcón Maltés’, había hecho de villano en más de 30 películas”, sostuvo el artista que lleva más de 170 películas a sus espaldas, entre las que además destacan “Sin City” y “Thelma and Louise”.

Asimismo, se declaró un enamorado de la literatura de Ernest Hemingway y Jack Kerouac y un entusiasmado de la poesía, una pasión secreta que lo ha empujado a escribir de forma frenética.