Michelle Obama presiona para mantener la comida saludable en las escuelas

Washington, EFE.- La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, se lanzó hoy a la arena política para presionar contra un plan de los republicanos en la Cámara baja que pretende reducir las exigencias de calidad en la comida de las escuelas, un aspecto por el que ha luchado desde que llegó a la Casa Blanca.  

La primera dama ha centrado su labor pública en trabajar por concienciar a la sociedad estadounidense en los buenos hábitos, el ejercicio y una buena alimentación, especialmente entre los más pequeños.

Ante la propuesta republicana, que argumenta que los estándares actuales son demasiado caros, la primera dama se reunió hoy en un almuerzo para hacer presión entre los líderes de opinión en la materia, expertos y maestros para que se posicionen contra la medida.

“Lo último que nos podemos permitir es jugar a la política con la salud de los niños”, dijo la primera dama a los asistentes a la comida, a quienes reiteró que dicha reducción de la calidad alimenticia en los colegios es “simplemente inaceptable”.

Obama destacó en el almuerzo, según la Casa Blanca, la importancia que tiene que tanto estudiantes como padres, autoridades escolares, líderes comunitarios y defensores de la salud se unan para “proteger y promover los enormes progresos” que se han realizado en las escuelas del país.

La Ley Niños sin Hambre, apoyada por Obama en 2010, requiere que las escuelas cuyos programas de almuerzo son subsidiados por el Gobierno federal, bajo el Programa Nacional de Almuerzos Escolares, se adhieran a nuevas pautas de nutrición más estrictas.

Esas normas entraron en vigor en 2012 y, el próximo año, está previsto que las cocinas escolares adecúen sus menús a cantidades de sodio mejor controladas y con alimentos integrales.