Miguel Bejarán desmiente que desvíe agua para su finca

Miguel Bejarán 4

El titular de la Dirección General de Desarrollo Fronterizo (DGDF), Miguel-Tito-Bejarán, desmintió que haya desviado las aguas de la Laguna Saladilla, en la comunidad Carbonera, municipio Pepillo Salcedo, para irrigar su finca, como publicaron algunos medios.

A través de un comunicado de prensa, Bejarán dijo que contrario a lo que se ha divulgado, la DGDF junto a otras instituciones ha adoptado algunas acciones para mitigar los efectos de la sequía y mejorar el suministro de agua a los productores agrícolas y los hogares de esa zona en la provincia Montecristi.

Recordó que gracias a la construcción del muro que realizó el Ministerio de Medio Ambiente, con la colaboración de la DGDF, la laguna conserva una gran cantidad de agua desde donde se abastecen los ganaderos y agricultores de las comunidades de Cañongo, Carbonera y Manzanillo además de las comunidades haitianas Río Abajo de la Laguna.

Aclaró que en acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente y usuarios de agua, de Río abajo de la Laguna Saladilla fue colocado un tubo sifón de 6 pulgadas que derivaría agua río abajo, a modo de contribuir a que los animales no mueran y los sembradíos no se pierdan, lo cual no afectará el estanque.

El funcionario calificó como lamentable que un tema tan importante y delicado que afecta al país, como lo es la sequía, se quiera utilizar con fines “politiqueros” y que algunas personas se presten a propagar falsas informaciones sin investigar al respecto.

A continuación, el comunicado íntegro:

En estos días ha vuelto a salir una información negativa sobre mi persona relacionada con Laguna Saladilla, atendiendo al dicho que reza el que calla otorga quisiera dejar por sentado la verdad de los hechos de modo que la opinión pública pueda tener cómo discernir.

La sequía prolongada que afecta al país sigue haciendo estragos, pues ya no solamente las zonas que como la Costa, desde Montecristi hasta Guayubín, tradicionalmente áreas secas, donde no existen ríos y las personas y los animales subsisten gracias al aprovechamiento del agua lluvia; están afectadas y en crisis existencial.

Otras zonas que tradicionalmente no sufren de escasez severa ya están afectadas seriamente, Santiago Rodríguez, Loma de Cabrera, Dajabòn y Manzanillo están al límite de sus recursos, de todas las mencionadas cuyos ríos son Maguaca, Guajabo, las dos Bocas, Masacre, entre otros, están secos, solo el Río Guayubín conserva un hilo de agua en su cuenca media.

Los embalses artificiales permanecen con poca agua, dígase la presa de Chacuey y Maguaca sólo la Laguna Saladilla posee una buena cantidad de agua, de esta última se sabe que es una depresión natural llena de agua dulce alimentada por los ríos Guajabo y Masacre, que gracias a la construcción del muro que realizó el Ministerio de Medio Ambiente, con la colaboración de la Dirección General de Desarrollo Fronterizo, ésta conserva una gran cantidad de agua desde donde se abastecen los ganaderos y agricultores de las comunidades de Cañongo, Carbonera y Manzanillo además de las comunidades haitianas Río Abajo de la Laguna.

En la comunidad de Carbonera algunos agricultores cultivan sus parcelas gracias al uso de bombas, gracias a que tienen disponible en cantidad suficiente este preciado líquido, aún así los que están padeciendo son los que se encuentran en Río abajo de la Laguna, los productores agrícolas, ganaderos, y por igual las comunidades haitianas que usan las aguas del Río Masacre que ahora al construirse el muro no deja pasar nada de agua, viendo estos su actividades totalmente paralizadas y sus animales en peligro de morir, debo aclarar que entre los afectados están las propiedades de mi familia y nuestras inversiones.

Es por ello que en acuerdo con Medio Ambiente y los usuarios de agua Río abajo de la Laguna se decidió colocar un tubo sifón de 6 pulgadas que durante 7 u 8 horas al día derivaría agua Río abajo, a modo de dar oportunidad a que los animales y sembradíos no se pierdan.

Es bueno resaltar que esta derivación de agua controlada no afectará la Laguna, como tampoco la afectan las 5 bombas colocadas en Carbonera.

Jamás nos plantearemos destruir lo que construimos y nosotros somos los primeros en proteger este recurso invaluable de nuestra zona, pero tampoco es justo que se pretenda dar un uso exclusivo a este recurso negando a unos sus derechos pretendiendo actuar de forma arbitraria al margen de la autoridad competente.

El agua es un recurso de todos y su uso racional está permitido, los parceleros y ganaderos y al mismo tiempo los haitianos que viven a orillas del Río Masacre tienen un derecho que nadie puede conculcar con “populismo barato”.
Esta situación puede degenerar en un conflicto internacional, ya que como se sabe este río es internacional compartido, y sus recursos hídricos pertenecen a los dos países y no a una sola comunidad.

Los ganaderos y parceleros del Masacre reclaman a las autoridades resolver este conflicto de una vez y por todas para evitar males peores.