Miles de familias esperan el gobierno las auxilie

POR LUIS M. CÁRDENAS
Miles de viviendas fueron inundadas en San Cristóbal por los desbordamientos de los ríos Yubaso, Madre Vieja y Nigua, así como cañadas, a consecuencia de los aguaceros del miércoles. Algunas de las familias afectadas tuvieron que abandonar sus viviendas e irse a casas de familiares. Muchos residentes se quejaron de que con excepción del síndico de San Cristóbal, ninguna otra autoridad los asistió.

Las autoridades de San Cristóbal dijeron que hasta anoche no se habían registrado heridos ni muertos por las inundaciones.

Los barrios afectados fueron Madre Vieja Norte, Madre Vieja Sur, Pueblo Nuevo, Lava Pie, Primaveral, Doña Chucha, David, Los Americanos, Moscú y Sánchez.

Asimismo, Los Cacaítos, una comunidad al norte de San Cristóbal, fue inundada y residentes de allí informaron que existe el peligro de que caiga un puente debido a que fue muy afectado por las riadas.

La riada llegó a un metro dentro de las viviendas, de acuerdo con lo que informaron personas en los barrios afectados barrios, quienes indicaron que amanecie4ron ayer sacando sus ajuares.

Los barrios de Madre Viejo forman parte de un viejo asentamiento agrario que fue desmantelado poblado por millares de personas. Está en la margen oriental del Nigua en una zona baja. Madre Vieja es dividido en norte y sur por la carretera Sánchez.

Las familias afectadas tenían ayer sus camas y muebles en las calles, empapados de agua.

En un recorrido por las áreas afectadas reporteros HOY conversaron con los residentes de Madre Vieja Norte y Sur, quienes se quejaron de que las autoridades, con excepción del síndico Nelson de la Rosa, no se presentaron ayer a ayudarlos.

Informaron que dos familias abandonaron el lugar y se encuentran en casas de familiares, y que los demás tienen miedo que mientras estén durmiendo se produzca una nueva inundación que provoque desgracias personales.

Pidieron a las autoridades construir un buen drenaje para desaguar las crecidas.

La crecida de ayer produjo un derrumbe en las márgenes de la cañada en el barrio Primaveral, cerca de viviendas, lo que preocupó pánico en el lugar porque se temió que las viviendas cayeran al agua.

Rafael Reyes, de la delegación Sur del Ayuntamiento de San Cristóbal, dijo que alrededor de 300 familias fueron afectadas en Madre Vieja Norte.

Dijo que el ayuntamiento donará ropa a los que perdieron todas sus pertenencias y que facilitará alimentación a los afectados.

Rafael Martínez, Sandra Encarnación, Vicente Febles, residentes en Madre Vieja, pidieron asistirlos en estos momentos difíciles ya que la mayoría perdió sus pocos bienes.

Dijeron que ahora es que necesitan la presencia de las autoridades.

Mientras que Luis Modesto Mejía, de la calle Cuarta, parte atrás, del barrio Primaveral dijo que todos los afectados tuvieron que amanecer sacando agua y muebles de sus casas y que los electrodomésticos se les dañaron.

En Madre Vieja Sur, Rafael Darío Santana, Ángel Pichardo y el alcalde pedáneo Victoriano Peñaló explicaron que perdieron las ropas, camas y enseres de las casas “al reventar” el arroyo contiguo al río Madre Vieja.

La cantidad de lluvias provocaron el desbordamiento y el desplome por tres parte de una pared que se construyó para protegerlos de las crecidas.

Lucas Vallejo explicó que alrededor de 800 familias de este lugar fueron afectadas por la inundación que comenzó a las 6 de la tarde del miércoles.

El ayuntamiento envió ayer una pala mecánica para remover los escombros y el lodo que dejó la inundación en las calles en el barrio Los Americanos.Las personas afectadas explicaron que la inundación fue repentina y rápida, al punto que no pudieron hacer nada para salvar los ajuares de sus viviendas.

Atribuyen la inundación al mal trabajo que se hizo en el encache de una cañada que pasa por el barrio y a la colocación del sistema de alcantarillado que se tapa con la basura que hay en las calles.

Temen que las inundaciones continuarán por las condiciones en que se encuentra la cañada.

SÍNDICO

Desde temprano ayer en la mañana el síndico Nelson de la Rosa se presentó al lugar con dos retrocavadoras y una pala mecánica para reconstruir y quitar la obstrucción del drenaje que se hace por una cañada.

Desde el ayuntamiento se informó que fueron entregadas raciones alimenticias y que serán distribuidos colchones en la mañana de hoy.

El síndico De la Rosa dijo que el cabildo ofrecerá la asistencia necesaria a las personas afectadas.

Las torrenciales lluvias fueron producidas por una vaguada que pasó los días martes y miércoles sobre le territorio nacional, luego del paso de la tormenta Emily la pasada semana.