Miles de opositores demandan la dimisión de Leonid Kuchma

Kiev, 30 nov (EFE).- Miles de opositores demandan hoy en las calles de Kiev la dimisión del presidente de Ucrania, Leonid Kuchma, mientras el Tribunal Supremo reanuda la vista sobre las demandas de anulación de los resultados de las elecciones presidenciales.

“Abajo Kuchma”, gritan los casi 10.000 partidarios del líder de la oposición liberal, Víctor Yúschenko, congregados frente a la sede de la Rada Suprema o Parlamento de Ucrania, que celebra hoy una sesión extraordinaria.

De Kuchma, en el poder desde 1994, depende la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales o la repetición de la segunda ronda, impugnada por el candidato opositor.

El presidente saliente no descartó ayer la celebración de nuevos comicios presidenciales para superar la crisis postelectoral en el país, aunque dejó claro que personalmente preferiría repetir el recuento de los votos.

No obstante, el líder de la oposición liberal le acusa de ser el principal culpable tras el fraude electoral masivo ocurrido el pasado 21 de noviembre y que estuvo protagonizado por su delfín, el primer ministro, Víctor Yanukóvich.

El Tribunal Supremo reanudó hoy la vista de la demanda interpuesta por los apoderados de Yúschenko contra la decisión el pasado 24 de noviembre de la Comisión Electoral Central (CEC) de declarar a Yanukóvich ganador de las elecciones.

Esta corte únicamente puede declarar inválidos los resultados del escrutinio por circunscripciones electorales, pero no en todo el territorio nacional.

Ya al comienzo de la sesión, el Tribunal rechazó la petición de los apoderados del primer ministro, Víctor Yanukóvich, de suspender por dos días la sesión para poder estudiar los 2.063 documentos presentados por la parte de Yúschenko.

Sus apoderados denunciaron hoy que durante la segunda vuelta electoral del pasado día 21 “fue puesta en marcha la maquinaria de fraude” con la “participación de las comisiones electorales de todos los niveles”.

Indicaron, en particular, que en 400 colegios electorales de Donetsk, patria chica de Yanukóvich y su principal base de apoyo, la participación electoral fue del 100 y más por ciento y en algunas mesas el número de votantes multiplicó el de electores adscritos.

También denunció varios hechos cuando las mismas personas votaron más de 10 veces con cupones para residentes desplazados.