Miles de personas se manifiestan en Israel contra acuerdo de gas natural

ISRAEL-POLITICS-CABINET-NETANYAHU

Jerusalén. Miles de personas salieron hoy a las calles de varias ciudades israelíes para protestar por el acuerdo que el Gobierno ha alcanzado con dos empresas de prospección y permitirles la exportación de gas natural.   “¿A qué nos referimos con el robo del gas? Nos referimos a que el primer ministro permita una situación de monopolio, al control por una empresa extranjera sobre el mercado energético israelí”, dijo a medios locales Orli Bar Lev, una de las dirigentes de la campaña de protesta.

La principal concentración tuvo lugar en Tel Aviv, donde varios miles de personas se manifestaron frente al Teatro Nacional Habima, lugar habitual de las protestas en las últimas semanas, informó el digital Ynet.   Con pancartas de “Los criminales del gas a juicio”, los manifestantes exigieron al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que no firme el acuerdo alcanzado con las empresas estadounidense Nobel Energy e israelí Delek Energy para la exportación del gas hallado en aguas del Mediterráneo, en particular del yacimiento Levyatán.

Se trata de uno de las mayores reservas halladas en el mundo esta última década y que está pendiente de explotación porque las compañías exigen antes que se les permita exportar una parte a otros países, a fin de rentabilizar sus inversiones a corto plazo.   También se registraron protestas en Beer Sheva, Haifa, Jerusalén, Kiriat Shmona y Atlit, donde los manifestantes explicaron que esa exportación perjudicará al precio del gas natural que pagan los israelíes y concederá a las dos firmas el privilegio de tener el monopolio de explotación durante más de una década.

El polémico acuerdo ya ha llevado al ministro israelí de Economía, Arie Deri, a dimitir del cargo, ante su negativa a refrendar un apartado del pacto que sorteará la autoridad del Supervisor de Monopolios.   Se trata de una posibilidad permitida por la ley en casos de emergencia, amenaza a la seguridad nacional o interés diplomático, lo que no es el caso, a juicio de los manifestantes.