Miles de personas viven de la basura Nueva York

Homeless man with a bike looking in a dumpster

NUEVA YORK. AFP. Corvadas bajo inmensas bolsas de plástico transparente, empujando viejos carros de supermercado, miles de personas surcan Nueva York día y noche buscando entre la basura latas y botellas de plástico que venden para sobrevivir. Jóvenes, viejos, mujeres y hombres, desempleados, sin techo, inmigrantes que apenas hablan inglés… todos tienen la misma meta: ganar unos pocos dólares reciclando lo que consiguieron.

La escena es similar a la que se repite en muchas ciudades latinoamericanas. En la Gran Manzana, un ejército invisible de olvidados deambula en la ciudad de los multimillonarios, y tendría entre sus filas a unas 7,000 personas, según Ana Martínez de Luco, cofundadora de “Sure we Can” un centro de Brooklyn donde estos recoge-latas acuden para seleccionar y vender su botín.

Por cada lata, cada botella individual, de plástico o de vidrio, se les paga 5 centavos de dólar. Si agrupan los envases por marca, puede llegar a 6 o incluso 6.5 centavos, en virtud de una ley del estado de Nueva York, la “Bottle Bill”, aprobada en 1982 y enmendada en 2009. Desde Times Square hasta Wall Street, son cada vez más numerosos.